martes, 29 de enero de 2013

Monday night

Llegó oliendo a humo de cigarro y alcohol en lunes. Ella lo cuestiona, él estúpidamente lo niega todo. Y ella lo deja en paz se aleja hacia su habitación pero sabe que eso no ha terminado. Él cree haber ganado la batalla, baja a la cocina a prepararse algo mientras silba una canción. Ella no da por terminada la guerra y lo vuelve a enfrentar, le dice que le recortara el dinero para que no tome, que ni para el instituto le dará. Él ya no lo niega, sólo calla y se marcha. Ella después me dice a mi que no puede creer como él puede hacer eso, que no esta bien.

Yo pienso que no tengo nada que decir, ¿Cómo voy a ponerme moralino si en mis tiempos fui peor? y tal vez aun no pueda dar consejos, hablar de mi experiencia o decir que ya aprendí de eso, porque "mis tiempos" no fueron hace mucho y aun no sé que decir. Tomar entre semana, saltarme clases, no ir a la facultad, fumar yerba, tabaco y tomar otras drogas. No tengo nada que decir a su contra ni a su favor. Lo cierto es que ella no se daba cuenta cuando yo lo hacia, ¿estaba siendo condescendiente conmigo? ¿o yo era más astuto? No lo sé.

Pero me pregunto, y si algún día tengo hijos y llegan alcoholizados el lunes por la tarde, ¿qué les diré?. Probablemente "mis tiempos" hayan pasado hace mucho y sepa como hablar con ellos. De lo que casi estoy seguro es de que a mis hijos no les será tan fácil engañarme, pues el camino que recorren ya lo he vivido.

Por cierto hablando de ella, justamente creo que tiene una forma muy especial de decir las cosas, nunca dice lo que uno esperaría oír, es dura y fría, aunque no sé si certera, sin duda es algo que debería tratar con el terapeuta.

3 comentarios:

  1. A mi hijo solo le hice una reflexión la primera vez, en el resto de ocasiones, que fueron más de una, no le di más importancia. Yo también lo había hecho y sabía que era inútil.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ops,lo mismo pense la vez pasada con mi hija. no sabria que decir....pero sin duda si me daria cuenta XD

    ResponderEliminar
  3. Los hijos nunca engañan a los padres, son estos los que dejan a los hijos ver hasta donde pueden llegar.

    ResponderEliminar

simplemente gracias por comentar