viernes, 3 de febrero de 2012

Memoralia

Creo que siempre he tenido una memoria peculiar. Mis primeros recuerdos son de cuando tenía 2 años y junto a mis padres viajamos a la capital. Los recuerdos más marcados y que sorprenden a mi mamá son de la zona arqueológica: las flautillas de barro, la lluvia que nos empapo, los aretes que compró ella y que eran representaciones en miniatura de un escudo azteca.La estatua del panda con la que tontamente me querían convencer porque el zoo estaba cerrado.

Después la infancia y la niñez. El calzado que usaba cuando sufrí un accidente; los domingos en casa de la abuela y sus sillones aterciopelados, sentir el calorcito del sol tumbado en ellos; los dulces y el tendero; los juegos en el taller del abuelo y el patio; la nopalera; las gallinas y el guajolote; las fiestas de cumpleaños y forma de las piñatas; los juguetes.

No recuerdo todo completamente, pero si gran parte. Mamá dice que poseía una especie de memoria fotográfica, y yo estoy casi seguro que así era, recordaba muy bien todo. Pero conforme crecí ese "don" se fue perdiendo. Ahora me cuesta recordar parte de conversaciones, o que llevaba puesto ese día. Olvido direcciones, números de telefonos, eventos, aniversarios y deberes de la Facultad. A veces reclaman: "pero si ya te lo habia dicho", "no te acuerdas, te lo comente y tu dijiste..." A veces puedo ser muy despistado y olvidar cosas simples como sacar la basura o hacer cierta llamada. Cuando tomo demasiado tengo lagunas mentales y a la mañana siguiente veo todo borroso, por eso trato de no excederme.

Me pregunto si los sueños también se almacenan en nuestro cerebro. Pues a últimos días sucede que durante me vienen recuerdos de algo que soñé tal vez hace años, sobre todo por las mañanas cuando estoy solo en casa y lavo los trastes, barro los patios o limpio cuarto, actividades que requieren poca concentración. De repente se viene la imagen a mi cabeza, como si fueran recuerdos, pero sé que fueron sueños, una fábrica, un paraje en la carretera, un viaje que no hice, casas viejas, o personas que nunca he visto.

Mientras escribo esto todo viene a mi mente, colores, formas, voces, personas, olores... una neblina que no me deja ver en donde estoy parado.




7 comentarios:

  1. Creo que compartimos esa peculiaridad, soy capaz de recordar muchas cosas, acontecimientos de mi más tierna infancia y en cambio soy muy despistado...

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. clueless...

    tal vez solo estás distraido intentando querer recordar todo que al final no recuerdas nada... pero asi pasa, soy especialmente torpe para recordar fechas... simplemente no se me graban, asi que las agendas son mi memoria XD

    pero que rico recordar olores... esa es una de las capacidades más romanticas... que con un olor, regresen a ti MILES de momentos ^.^

    ResponderEliminar
  3. En mi caso, soy recontra despistado... al caminar, recordar caras... pero si se trata de cosas e incluso detalles, recuerdo a la perfeccion. Como que tras el transcursos de los años, puedo decir q tengo memorias fotograficas... y eso lo compruebo cuando doy un examen... cuando me pongo a recordar la respuesta (en mi mente) aparece como si viera la hoja donde estudié y voy buscando la respuesta.

    Un abrazo
    Erik!

    ResponderEliminar
  4. Agradable leerte.
    Sabes,sobre la memoria: dejamos de vivir cuando olvidamos nuestro nombre.

    ResponderEliminar
  5. a veces los sueños se convierten en realidad o en deseos al menos; y los recuerdos en un mal sueño...
    Nunca se sabe

    ResponderEliminar
  6. Me ha pasado, creo que recuerdo con más facilidad mis sueños que ciertas cosas que en realidad ocurrieron. No me había percatado, hasta ahora que me hiciste pensar en ello.

    Paz, Amor y Alma

    ResponderEliminar

simplemente gracias por comentar