jueves, 29 de diciembre de 2011

Mis últimos días, los últimos días del año...

Yo pensaba no escribir hasta año nuevo, pero me dio este picor en los dedos que no calman las notas en el celular, ni los "tweets", ni los "estados" en el Facebook, ni los garabatos en mi cuaderno. Y aquí vuelvo a la pantalla, ahora la vista pasa de pantalla a pantalla, del celular al televisor, del televisor a la computadora, de la computadora al ipad, del ipad al nook. Poco tiempo queda para ver a las personas a la cara, a los árboles en los parques, a las hojas amarillentas del libro de segunda mano.

Hay mucho que contar pero tal vez nada sea relevante, sexo ocasional, un amor que se marchito apenas iba germinando; el Niki que ya es parte fantasma, parte memoria, parte molestia, parte amor, parte constante;el último viaje, una navidad con los gringos; amigos nuevos; reencuentros, proyectos futuros; la misma desidia de siempre.

A Miska lo conocí en una fiesta de ambiente a la que fui por invitación de Elisa. Le conocí después de haber "fajado"* con otro chico. Me atrajo su cara bonita, sus tratos algo amanerados y aniñados. Pero todo se fue al carajo o lo mandé yo. Después de salir un par de veces me aburrí, o tuve miedo, o me di cuenta que no era lo que quería, o todo junto. Al comienzo fue lindo, yo me sentía jovial y admirado, él no es mucho más chico que yo, apenas un año. Pero en nuestras pláticas el preguntaba cosas, yo le respondía y miraba su mirada atenta tratando de captar cada palabra y entenderla. Me sentía como un señor mayor que cuenta cosas a su sobrino, o un viejo de 40 que sale con una chica de diecitantos y la instruye en la vida.

Pero era más alto que yo y eso no me gusto, tal vez puede verse como algo vano pero así yo no me sentía seguro en el papel de protector que adquirí desde el primer momento. Es muy amanerado y llama mucho la atención. Yo no soy muy recatado ni me considero gris, pero en ciertas cuestiones prefiero pasar desapercibido. Debo admitir que me inquietaba salir con él, temía que me agredieran física o verbalmente, que algún amigo de la familia, familiar o conocido me vieran con él y fueran corriendo a dar el chisme a mi casa. Puede pensarse que soy homofóbico, y que poco hago para luchar contra este mal, lo cierto es que mi intimidad me importa mucho y prefiero tenerlo todo en privacidad.

En mi alejamiento también influyo el hecho de que él iba demasiado en serio. No me malinterpreten, si bien es cierto que disfruto mi puteria, también quisiera tener un novio, alguien a quien mandarle mensajes a las 6 de la tarde sin razón alguna; en quien pensar cuando escuche una canción en la radio; un par de brazos, oídos y labios a quien recurrir. Pero a veces puede ser un error creer que todos son "the one", yo sé que en definitiva Miska no era para mi. Puedo dar un montón de razones más de porque eso no iba, y otro montón más de "pros" pero eso termino antes de empezar.

Los encuentros y reencuentros fueron con Minerva y Mati. Minerva es compañera de la Facultad, mayor en años que yo, menor en el grado que cursa. La trate en el viaje a Puebla, pero en Toluca intimamos mucho, la primera noche de viaje hablamos de amores, fantasmas, borracheras, amigos, estudios, su vida y la mía. Me estoy llevando muy bien con ella, platicamos a gusto y bebemos vino tinto. Me ha dado de leer mucho, lo cual me hace sospechar que: o me quiere volver loco, o es parte de su plan de instrucción para que escriba mejor. En este Diciembre he leído "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera, "Ensayo sobre la ceguera" de Saramago y "El arte de amar" de Erich Fromm. Tengo en la mesita junto a la cama "Anna Karénina" y "La náusea" en espera de ser leídos. Era cuestión de conocernos para no dejarnos ir.

El reencuentro fue con Mati, mi primer amor, después de tantos meses vino a la casa, fuimos a casa de Luisa y allí se dieron más reencuentros, con ella, el Pato, Elisa y Wendy. Tuvimos tres días seguidos de fiesta en casa de Luisa que vive con el papá que trabaja fuera y siempre esta sola. La pasé muy bien son mi bandita de la Prepa pero al tercer día estaba hastiado. Soy inconstante yo lo sé, pero me sorprendió que cuando Mati se quedó en la casa a dormir y mientras hablaba y fumaba, hablaba y fumaba (yerba por supuesto) lo único en lo que yo atinaba a pensar, tan aturdido por la droga y el sueño, era en como había podido querer tanto a ese chico. Ahora su pensamiento me parecía absurdo y retrograda, me tenía aburrido y yo no podía corregirlo o tratar de dialogar porque estaba muy cansado.

Es raro, aun estoy un poco contrariado, les amo, pase momentos inolvidables con ellos, esos tres días de fiesta la pase realmente bien, pero al final terminaron aburriéndome. Y no es que me crea la gran mierda con intelecto e ideas supra desarrolladas que los superan por mucho. Será que algo en mi cerebro (orgánico e ideas) no funciona bien, y desprecio a quien me quiere (cómo el caso de Miska) o que andamos (ando) en ondas muy diferentes, o que me aburro con prontitud de lo mismo. Sin embargo el amor y agradecimiento a todos ellos esta presente. La solución que encuentro es no verlos tanto para no cansarme pronto.

Nicolás, el Niki (bonito nombre escogí para mi tormento) es la misma historia, el mismo ir y venir, tan vaivén que ya me da pereza contarlo, los planes no los digo por miedo a que se "ceben", mejor en cuanto vayan saliendo los voy comentando, pues algunos aun son ideas locas en mi cabeza. Hasta aquí mis últimos días, hasta aquí mi año...








* El termino "fajar" es el equivalente a "tranzar" es decir manosear, sobar. Un acercamiento erótico sin llegar a la penetración. El único sinónimo que encontré fue "manosear" pero me pareció grotesco, si alguien sabe de otro modo menos grotesco y vulgar de decirlo por favor hagámelo saber.

viernes, 9 de diciembre de 2011

El principio

imagínate...

Tu eras periodista y me buscabas sin saber que me encontrarías, querías hacer un reportaje sobre género y ella te habló de alguien que podía ayudarte.

Era más del mediodía cuando recibí la llamada del profesor, yo me encontraba en pleno viaje alucinógeno  y no entendía muy bien de que me hablaba, pero acordamos vernos a las 17:00 en su oficina.

Aún un poco mareado tomé el automóvil y conduje hasta la Facultad

Llegaste más de media hora tarde y tuve que aguantar al profesor, él me explico de que se trataba: responder unas simples preguntas a un diario local.  Me mantenía calmado.

Cuando te vi entrar me pareciste familiar. Aun seguía bajo los efectos de la droga cuando iniciamos la entrevista, pero no era eso lo que me puso nervioso, fue tu presencia.

Terminamos, me  tomaste algunas fotos y me diste tu dirección de correo y tu numero de celular.

Después recordé que fuimos a la misma preparatoria, en aquel entonces me parecías atractivo, pero eras dos años mayor que yo.

Dime que te parece un buen comienzo para una historia de amor y te llamaré....







martes, 6 de diciembre de 2011

Los abrazos rotos



He formado una hipótesis del abrazo aquel que me dio ese día en la cantina. Lo cierto es que si me pareció extraño ese día, después al recordar el inusual acto me siguió causando confusión. No puedo decir que conozco su vida pasada, no sé por lo que ha tenido que atravesar, sólo su corazón sabrá los goces y penas que ha padecido… pero ese abrazo que me dio, se me afiguro roto. Aunque siempre tiene una sonrisa en el rosto e ilumina con su presencia el lugar en el que está presente, no puedo dejar de notar a veces en su mirada un dejo de melancolía y tristeza. Asumo que esto sucede cuando Ud. piensa que nadie la observa. Es en ese instante, cuando se sume en la neblina de sus recuerdos,  que sale esa eterna mirada triste, pero a la vez tan llena de esperanza.

El por qué fui yo el destinatario de su abrazo roto puede explicarse de varias maneras. Puede ser porque era el único hombre conocido que había en el lugar. Pero hay otra razón que me parece a mí más poderosa y por lo tanto más factible. Yo también soy dueño de los abrazos rotos. Será que nuestros abrazos parciales se reconocieron, y al ver a una persona de su misma condición trataron de buscar consuelo.  Entonces fue por afinidad ese abrazo, porque encontró en mi persona a alguien similar. Dinero llama dinero, amor llama amor, carencia llama carencia.


¿Por qué abrazos rotos? Porque nos hace falta algo, o alguien, para que sean completos. Y pesar de que emprendemos la búsqueda , a veces desesperada, no logramos encontrar esa pieza faltante que complete nuestro abrazo. Será porque ese cachito se lo dimos a alguien de nuestro pasado, alguien que no podemos olvidar y al buscarlo en otras personas, en otras noches, en otras camas, otros lugares… solo se refuerza la idea de que es esa persona de nuestro pasado quien lo posee. Sin embargo la esperanza de sus ojos de la que hable sigue viva.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Tu párvula boca, que siendo tan niña me enseño a besar...


Algo tenían sus labios que encantaban a quien los probara. Si bien sus labios eran bellos, no aparentaban tener nada fuera de lo normal. Pero como sucede casi siempre con las personas agraciadas, ella ignoraba ser la poseedora de tan hermoso don.

El primer beso fue robado, pero no arrancado a la fuerza. Cuando muchas chicas de su edad visualizan e imaginan su primer beso, ella nunca lo hizo. Nunca fantaseo con la primera vez, ni ensayo en un espejo, simplemente sucedió. Aun hoy en día cuando pasa por aquel chalet de la avenida arbolada recuerda aquel instante. Fue justo en la azotea de esa casona de comienzos de siglo que dio su primer beso, y le parece ver en el techo, la figura de dos jóvenes amantes que se besan apasionadamente al atardecer. Ambos eran estudiantes de teatro en aquella casa, y fue él quien le convenció de ir a la azotea, ella curiosa acepto. En un momento y sin darse cuenta, sus labios se hallaban en una cálida comunión.

 He en este encuentro inesperado, el origen de su don. El hecho de que sus besos nunca fueron pensados, y  el sabor de la espontaneidad, de lo que aun no ha sido concebido, es lo que les confería el estatus de mágicos.

Al principio guardaba sus besos con recelo, solo para aquellos que le significaran algo especial. Después sus besos se desperdigaron en noches de alcohol y fiesta, pero siguieron guardando el perfume de lo inmaculado porque nunca perdió las ganas de besar con intensidad, nunca lo hizo por obligación, sus labios aunque muchas veces tocados no perdieron la inocencia.

Es por eso que a cada novio, a cada amante en turno, les parecía como si fuese la primera vez que besaban. Ella tenía el don de la castidad, la necesidad de entregarse en cada beso, de desnudarse y mostrarse tal como era.



martes, 15 de noviembre de 2011

“ya nada nos dará lo mismo (lo mismo nunca nos dará nada)"




Para mi el “centro” es “sur” y el sur escapa a los confines de mi mente. Soy del norte cálido, desértico y sangrante. Con su gente calurosa de hablar golpeado.  Donde las ciudades se alejan más y para ir de una a otra tienes que peregrinar por el desierto y los matorrales. Estoy mas arrejuntado a los “gringos”, viajo menos para llegar al país del norte, que para llegar a la capital. Por eso para mi el centro del país es como el sur, y el sur se vislumbra tan lejano y viejo que me parece casi irreal.


Me encanta viajar y estos 3 años de carrera me han dado la oportunidad de viajar por lo menos cada seis meses: Xalapa, Guadalajara, Puebla, Aguascalientes, Toluca… Toluca “la bella” me gusto para enamorarme y desenamorarme, para ser mas objetivo y ver con claridad.

A la ciudad también viajó Niki y después de los abrazos, los besos y el sexo quedo un raro sabor en mi boca, lo acepto pero no me resigno. La cosa quedo más clara, (acaso ya no lo era?). Pero lo acontecido ayudo a que de una vez por todas me caiga el 20.

No me arrepiento de nada, lo tomo como lección de vida, algo necesario para crecer, para inspirarme, para formarme, para hacerme más fuerte. Como diría Lydia “nuestras vidas son muy complicadas, pero son parte de la vida tan fuera de serie que tenemos, no somos iguales que los demás.( Nuestra) Vida (es) dramática y complicada, si no fuera así nos aburriríamos. Como buenos artistas debemos de hacer material polémico para nuestra biografía, si no, no se venderá. Tenemos que tener escándalos sexuales, amores pasionales, adicciones, destruirnos para volver a construirnos”

Y tal vez el comentario es egocéntrico y hasta iluso, y todos pasamos por amores pasionales y de especiales no tenemos ni el apellido, pero solamente así me puedo sentir vivo, sangrando, llorando, riendo, amando desesperadamente. No es que sea masoquista (no mucho), ni me considero como comento un blogger “negativo, cuasi antisocial”.  Soy un soñador, un perfeccionista, utópico. Me falta empaparme de lo “mundano” ser más de aquí y menos de las estrellas.

Aunque debo decir que tanta mundanidad me da miedo, me da miedo perder el brillo, la ilusión y la inocencia. Me da miedo aceptar mi relación con Nikki como natural, acostarme con él un día y al otro buscar a alguien más. Me asustan la frialdad de mis palabras y acciones. Porque mientras estábamos en Toluca dormí con él, y al otro día se fue con un chico. Y aunque esto me saco de onda al principio y medio me bajoneo, después lo acepte tal como vino, no éramos nada y yo podía hacer lo mismo. No lo hice pero termine divirtiéndome mucho esa noche con mis amigos, a pesar de que había visto como se iban juntos. Este episodio me dejo pensando y algo confundido. Será acaso que me estoy “deshumanizando”, que ya no siento como antes y la vida me da igual? Será acaso signo de una madurez emocional?

Desde hace tiempo vi una frase en una película francófona y me sentí identificado, fue como si aquellas palabras fueran escritas para mí.

“eres un pez de aguas profundas. Ciego y luminoso. Nadas en aguas turbulentas con la rabia de la era moderna, pero con frágil poesía de otros tiempos”

Las aguas turbulentas son esta situación y el “amor liquido” que se vive ahora, donde todo es tan efímero y se acepta el hecho de poder tener una relación como la que mantengo con el Nikki; nado con la rabia de la era moderna al entrar al juego, encamarme con uno y otro, besándolo hoy sin saber que pasara mañana; la frágil poesía de otros tiempos se encuentra en el hecho de que ahora sé dar mi amor, y de que aun no he perdido la esperanza de encontrar a alguien que me corresponda y con quien pasaré momentos hermosos.

Romper los paradigmas del amor, aceptar lo que me toco vivir, pero sin dejar la búsqueda eterna y errante del amor. Encontrarlo en los viajes, los días, los antros, las noches, los restaurantes, en el mercado, las cantinas, los parques y las aulas. El “amor” de una noche, de una hora, de unos cuantos días.

Lo acepto pero no me resigno a vivir con un pedazo de ti y tener solo cabida en tus noches de bebidas.

No te puedo odiar por ser como eres, ni me puedo culpar por quererte como te quiero y tratarte con adoración. Solamente soy culpable de caer, de no ser tan fuerte, de no saber resistirme, no poder decir no a tu piel blanca y tus ojos claros.

Cuando más joven dibuje un hombre de ladrillo hecho ruinas, que era reconstruido desde sus cimientos, sobre la obra ondeaba una banderita que decía: “hazme mas fuerte y sin corazón” Aun hoy no he perdido el corazón, pero soy mas fuerte. He pasado por cosas que me han hecho crecer y ser el hombre que soy hoy.

Un día una amiga me dijo: “Didi: eres muy guapo y un encanto, si fueras más alto me enamoraría de ti, claro si no fueras gay” Yo puedo decir que no se enamoraría de mí, porque no sería yo, porque mi baja estatura y el hecho de que me gusten los hombres me han hecho ser lo que soy: mis locuras, mis manías, mis cansancios, mis bondades, mis habilidades, están basadas en el hecho de ser como soy, física, anímica y mentalmente. 

Hoy solo me queda vivir, respirar, trabajar, terminar el semestre, ver a los amigos, visitar a la abuela, recordar a mis muertos, soñar por las noches, cuidarme de día, enamorarme, leer, escribir, sonreir al ver al chico feliz por la escuela, dejar de fumar tanto, no coger tanto por un rato, cantar, ser feliz, dar gracias a la vida y decir: "árbol de la esperanza mantente firme"



Otra vez Frieda, otra vez partido a la mitad... la dialéctica de la vida.






sábado, 5 de noviembre de 2011

El canto de un pájaro azul

El día de mañana parto a Toluca, a un viaje de estudios, sólo el destino sabe lo que me deparará, si habrá amor, tristeza, melancolía, felicidad, locura, pasión, amistad, enemistad... pero es lo bello de los viajes, lo bello de la vida, el no saber que es lo que viene.

Yo me voy pero les dejo el bello canto de  un "pájaro azul" este hermoso, y sentido, texto del blog Lápiz Azul...




"Los Atravesado por el amor"

Desde chico pensé que era algo común, que todos eramos iguales, pero con el tiempo descubrí que no es así, hay quienes tienen su vida atravesada por una causa, una carrera, una familia, un proyecto o una idea. Cada forma es noble y completamente válida, pero a mi me tocó estar atravesado por el amor, tenerlo pendiente o mejor dicho pender de ello. Estamos perforados, el amor como una lanza atraviesa cada plano de nuestras vidas. Está en nuestra profesión, en nuestras manos y modo de ver el mundo. Creamos a partir del sentimiento, estructuramos todo a partir de ello, de amar por la belleza del gesto. El amor en el arte o en mi cama, en los ojos y en las formas que proyecto. Mi equilibrio depende del amor, y la historia de mi vida es precisamente esa búsqueda. No es que lo haya elegido, me tocó y lo acepto, no persigo a un dios ni tengo otra causa o ideal que me quite el sueño. Soy de los que dicen cosas cuando besan, de los que quieren enredar sus pies con otros bajo el edredón.  





Lo comparto porque sencillamente me encantó, y me sentí identificado: soy un atravesado por el amor, estoy perforado y es una herida sangrante, como a Frieda le traspaso la barra de metal desde la espalda hasta el sexo, así estoy yo atravesado

Otra "atravesada"...


martes, 1 de noviembre de 2011

Confesiones...


Debo de confesar que nunca he leído el Quijote completo, ni a Borges, ni a Paz, ni  a Cortázar. Que mis escritos son puro corazón sin patas. Producto de una exacerbada  emotividad y un maltrecho corazón. Que tengo faltas de ortografía y no se conjugar algunos verbos en todos los tiempos. 






lunes, 24 de octubre de 2011

Nosotros...


Todas las últimas entradas del blog son el resultado de la situación por la que estoy pasando, y el post “camas deshechas” tiene una historia detrás. Hay cosas que nunca me atreveré a escribir, otras que me da vergüenza admitir o pena contarlas. La autocensura que tenemos nos impide escribir de ciertos temas. Algo así me pasaba y hasta ahora solo escribía textos que mostraban mi realidad parcialmente y de forma bella.

La verdad es que desde hace algún tiempo me estoy acostando con Niki, mi ex pareja, a ese que tanto quise y tantas cosas me ha hecho. No, no soy tonto. Tengo bien clara la situación, y tener el control de mis relaciones, de mi vida, de mis sentimientos me hace sentir bien, contento.

No recuerdo como se volvió a dar el acercamiento, supongo que en una fiesta con los dos borrachos. Él nunca borro esa mirada hacia mí, Yo trataba de ignorarlo, Todos presentían lo inevitable. La primera noche fue de reencuentro y perdón: que pasó después de que nos separamos?, cómo te va en la escuela?, los amigos?, qué tal la familia?, y los perros?...  honestidad, declaraciones de un amor que nunca se acabo y permanece latente; nunca te olvide, yo tampoco; te hice daño, me hiciste daño... Esa noche sólo nos besamos y dormimos abrazados, como dos chiquillos, hablamos durante horas y dormimos muy poco.

Después vinieron más encuentros, más noches juntos, más besos, más abrazos, el sexo, las dudas… Que nos queremos no hay duda, nos necesitamos?...  probablemente no. Dormir poco y sudar mucho, despertar a su lado, con su aroma impregnado en mi nariz, un rico mañanero que desentume y des-estresa, que me pone de buen humor todo el día.

En la semana  nos vemos pasar de lejos por los pasillos de la Facultad, nadie suscita el encuentro ni lo alienta. La vida transcurre normal, como si las horas desveladas, la saliva desgastada, los abrazos, los mordiscos y los gemidos nunca hubieran ocurrido y fueran poco menos que un sueño o una alucinación.

La verdad es que es una posición cómoda, no sacrificamos nada, ni tiempo, ni amigos, ni posibles relaciones. Somos como un eclipse de luna: esperamos a que se den las condiciones y nuestros movimientos coincidan, para iluminar la cama en turno, para desatar mareas hormonales y manchar de fluidos corporales.

Está implícito que somos “amantes” y como tales no aspiramos a nada más, a nada más que a jugar por una noche a que nos “amamos”. Porque su “querer” y el mío no encajan, cada quien quiere a su manera. Y  aun que a veces pueda saltar la duda, trato de no estacionarme mucho en él. Soy consciente que “el que juega con fuego se quema”  sin embargo espero salir lo menos chamuscado posible…



No puedo dejar de escuchar esta canción, "The origin of love" donde cuenta el origen del amor desde la percepción platónica combinándola con otras mitologías... La rolita es de la película "Hedwig and the angry inch" un muscial de Broadway muy original... la puse en español pa' los que no comprendemos muy bien el inglés. 

martes, 18 de octubre de 2011

Mi vida... Viva la vida!


Mi Familia:
Vengo de una familia tradicional en tiempos modernos, con una madre que hace malabares entre escuela, trabajo y casa, que siente que nadie la valora, y por las noches vela el sueño de sus hijos ante el temor de poder perderlos; un padre parcialmente ausente, absorto en su trabajo; un hermano enajenado por la “sobre-modernidad” y una pequeña hermana que entra a la pubertad enamorada de una estrella de futbol.

Mis días:
Pierdo el tiempo día tras día, no se administrar eso impalpable  y valioso que llaman tiempo, los minutos se me escapan y no me doy cuenta. No soy productivo, efectivo ni eficaz.  De repente me siento enojado y no se con quién o por qué, a veces contigo, a veces con mi madre, a veces con mis amigos, a veces con el mundo entero, a veces conmigo mismo. Hay amigos que me han decepcionado y los otros me han olvidado.

Mis noches:
Recibo la visita del fantasma de mi abuelo por las noches, donde su presencia se interrumpe por las pesadillas generadas por esta ciudad donde amanecen  jóvenes colgados en los puentes, cabezas sin cuerpo en las aceras, los maleantes recorren las calles con impunidad y los balazos interrumpen la aparente calma.

Mis amores:
Soy preso de un amor que no me quiere dejar ir, que me confunde, y cuyo proceder me hace daño. Estoy enamorado de una bella sonrisa, su dueño es un ser hermoso que se mueve en otras dimensiones;  mientras sueño con mi chico perfecto el cual se encuentra a kilómetros de aquí, separado por fronteras culturales, geopolíticas, del idioma; y tengo un amor pasajero por un compañero del salón que me gusta para protagonista de un filme europeo.

Mi futuro:
No sé qué es lo que sigue ni tengo la mínima idea.  Solo sé que quiero escapar, a un lugar del norte con el clima frío, o a la capital. Olvidarme de todo, de ti, de mis conocidos y de mi nombre. Y a pesar de que me es difícil vivir en el presente, me cuesta mucho imaginar el futuro: el perro, la casa, el trabajo, el salario, los amores, los niños,  el carro,  el tráfico,  la soledad, el ajetreo, las deudas…  y como en la lotería no puedo gritar “buenas!”

Tengo:
Sueños, aspiraciones, buenas intenciones, temores, errores, aptitudes, debilidades, habilidades, amor, fantasías, reproches, alucinaciones, vicios, adicciones, obsesiones, manías, decepciones...


por eso:

Viva México!, Viva la América Latina!, Viva su “realismo mágico”!... simplemente  VIVA LA VIDA!



miércoles, 12 de octubre de 2011

Camas deshechas

Nunca he compartido cama por mucho tiempo, nunca mas de una semana, a veces solo una noche. Ni de niño lo hacía, compartía cuarto con mi hermano, pero dormíamos en camas separadas.

Lo que no me gusta de dormir junto a ti, es que al día siguiente te extraño demasiado. La cama parece mas grande y mi cuerpo mas susceptible de cualquier ataque. Me dan mas ganas de ti, de tus abrazos, de tus besos, tu calor.

Contigo disfruto dormir abrazados, hasta que uses mi brazo de almohada, no me importa si babeas, si amaneces despeinado, pero no sé si lo soportaría toda una vida.


Hacía mucho que no tenía un “a la mañana siguiente” por eso me gustó tanto. Porque como me gusta hacerle a la “pretty woman” y desaparecer dejando una cama vacía antes de que amanezca, hacía mucho que no despertaba con alguien a mi lado. Hacía mucho que no desayunaba besos y abrazos, que no escuchaba un “quédate un rato más”.

Había olvidado lo rico que es retozar en la cama mientras el sol se cuela por la ventana. Acurrucarse, estirarse, envolverse y desenvolverse a tu lado. Mirarte. Explorar tu cuerpo, ahora de manera diferente a la noche pasada. Tratar de memorizar con mi tacto tu boca. Decir "buenos días cariño". Verme reflejado en tus ojos.

Platicar de tonterías. Sentir los vellitos de tus piernas que se entrelazan con las mías. Hablar bajito, como contando un secreto, para que nadie descubra que somos felices y nos quieran arrebatar ese momento. Escondernos bajo las sábanas. Querer que la vida sea así: una  eterna mañana de domingo en cama a tu lado. Que el momento nunca termine. Dejar en aquella cama nuestros aromas mezclados.

Hablar sobre tus días y los míos, chismorrear, debatir, pero nunca dejando de querernos. Hacerte cosiquillas en la barriga, caminar con mis dedos sobre tu pecho. Abrazarte tan fuerte, con ganas de fundirnos. Besarte tanto, para no tener en mi boca otro sabor que no sea el tuyo.

Pero las obligaciones llegan y nos separamos. En la semana no nos volvemos a ver y tiempo después nos ignoramos. Pasas a mi lado y nos lanzamos un escueto saludo. Podemos vivir el uno sin el otro (uno más que el otro). Dejamos atrás una estela de camas deshechas, de noches en vela... hasta que se   vuelva a presentar la oportunidad de deshacer mas camas, hasta que te de la oportunidad de deshacer mi corazón.


jueves, 29 de septiembre de 2011

Nosotras las putas

Siempre creí que para ser puta se tenía que nacer. Yo lo había intentado otras veces, pero nunca con buenos resultados. Siempre había algo que se interponía entre mi meta de ser puta, me daba miedo, creería que todos se enterarían, que me dirían de cosas, que me iría al infierno. Pero yo quería ser puta, aunque fuera solo una noche.

La verdad es que he cambiado mucho desde la última vez que nos vimos. Tu sigues creyendo que soy la niña inocente, la enamoradiza, a la que cualquiera hace pendeja; crees que debes cuidarme porque tu si eres hombre de mundo, y que por el simple hecho de ser hombre sabes más que yo.

Pero te equivocas, ya no soy la misma. Antes, me parecía inconcebible la simple idea de sexo sin amor, yo no podía separar ambos, creía que venían juntos, qué equivocada estaba. Fue después de ti, que supe como ser puta, no creo que haya sido el mejor motivo, pero así fue.

Fue tu desprecio, el saberte feliz con tus ligues de fin de semana, fue el tener una alta autoestima, fue mi cuerpo seco de caricias por meses (desde que me dejaste), fue el alcohol, fue la necesidad de sentirme guapa, fueron las ganas de usar a alguien, quería demostrar que aun podía seducir a alguien, fue un antro muy alejado de mi casa.

Sigo creyendo que no es fácil ser puta, pero tampoco imposible. No es fácil porque para empezar debes librarte de dilemas morales, olvidar lo aprendido en el catecismo y en las tontas películas de Disney.  Tienes que aprender a utilizar tus encantos, a ser coqueta, sin ser ser demasiado obvia, eso si quieres ser una putona decente, porque debo decir que hay varios tipos de putas.

Las putas que quieren probarlo todo y sentirlo todo.
Aquellas a las que les falta algo, amor, y tontamente creen que en noches de sexo ocasional van a llenar ese hueco en el estomago.
y las putas resignadas, como yo.

Porque ya me resigne a no encontrar a nadie, y a decir verdad no lo necesito. Voy de cama en cama, de tanto en tanto para darle a mi cuerpo lo que se merece y  necesita. Yo no soy como aquellas que buscan el amor en donde no esta, yo simplemente relleno con paliativos los agujeritos de mi existencia.

También hay putas nada recatadas, aquellas que presumen sus encuentros sexuales. De las que ya todos conocen código postal y marca de calzón. Las que disfrutan pavonándose al decir que se han acostado con tantos, y después se indignan porque las llaman putas. Yo debo decirte que no soy como ellas, soy puta pero no pendeja. No quiero quemarme ante medio mundo, por eso soy más lista que ellas, me relaciono con hombres que no se conocen ni conocen a mi círculos sociales. Porque no tengo nada en contra de las putas pero por favor sean discretas!

Hay putas que cojen con cualquiera, digo son putas. Pero yo creo que ese no es el chiste, si yo tuviera su cuerpo  me cotizaba poquito y no abría las patas a cualquier extraño. Si eres puta y estas bonita, mínimo debes ser selectiva, que sepan que eres puta, pero que te echas a puro güey guapo y de buen cuerpo. También ahí que considerar eso en tu reputación de puta, total si ya lo eres y ya lo dicen, de jodido que digan que eres una puta de esas inalcanzables.

Tampoco cobramos porque no es nuestro oficio, lo hacemos porque lo necesitamos, porque el cuerpo lo demanda y la mente lo permite. No soy puta de tiempo completo, ni siquiera reconocida.

Nosotras las putas también sentimos, aunque veamos a las personas como objetos, y nos convertimos en uno.












miércoles, 28 de septiembre de 2011

La otra homofobia

Damian lanzó la convocatoria: cualquiera podría escribir en su blog una entrada, el tema libre, aunque dijo estaba interesado en asuntos de no discriminación a personas LGBT.
Yo decidí participar y le envié el texto que re-posteo a continuación, y el cual el blogero peruano tuvo a bien en publicar. Hoy Damian cuenta con otra colaboración 


http://todosobredamian.blogspot.com/2011/09/diferente-no-es-malo.html


Un caluroso saludo hasta Perú, querido Damian.
Y sin más publicidad, aquí esta el texto




La otra homofobia.

Hay una forma de homofobia que es menos visible, es casi imperceptible pero no por eso menos dañino. No consiste en golpes, insultos o prohibiciones; no se te denigra, ni se te expone por el hecho de ser gay. No es física, ni psicológica. Es más bien parecida al efecto de una gota que cae sobre la piedra, poco a poco se daña y ni cuenta te das.

No sé si pase muy a menudo, pero tengo la sensación de que sí. Dicha muestra de homofobia es tan imperceptible, tan fina y delicada, que puede pasar inadvertida, muchas veces quien la ejerce ni siquiera se da cuenta de sus actos.

Dicha forma de homofobia puede venir de quien menos lo espera, de quien más te quiere: padres, amigos o nosotros mismos. Es la homofobia de los comentarios cotidianos, pero no los comentarios que hablan de chistes sobre gays, ni los que les critican. Son los comentarios que pueden aparentar mostrar piedad por ti, por el hecho de ser gay.

Porque no tendrás hijos, porque los gays no son felices, porque todos son promiscuos, porque por ser gay se te cerraran muchas puertas, porque no te podrás casar, porque no, no podrás hacer muchas cosas… Es un poco parecido al caso de las personas con capacidades diferentes, muchas personas les dan trato especial porque los “pobrecillos” no pueden, y al final terminan tragándose el cuento.

Así muchos de nosotros podemos volvernos discapacitados mentales. Muchos ven la homosexualidad como un problema, una falla. “sería perfecto si no fuera gay”, estoy seguro muchos padres deben pensarlo, muchas chicas celosas, muchos chicos celosos. El problema es cuando te lo crees, cuando piensas que no eres apto para adoptar, para casarte, para ser feliz.

¿Por qué no ver en lo que algunos llaman defectos, tu mayor fortaleza? Claro que se presentaran problemas, sufrirás discriminación, malos tratos y de apodos peyorativos. Pero ¿por qué no luchar por cambiar tu entorno? No me refiero a ser activista, ni ir a la marcha, ni lucir una pulsera con la bandera del arcoíris. Hablo de tratar de cambiar tú alrededor, hacer comprender a las personas con las que tratas, que eres una persona igual y tan capacitada como ellas mismas.

Como en el discurso de género, no se trata de igualdad, sino de equidad. Buscar el tener acceso a lo que como personas nos corresponde, sin importar sexo, edad, raza, religión, ni orientación sexual. No se trata de ir pregonando tu sexualidad, aunque siempre es válido, sino de integrarnos al mundo. Distinguirnos, si se quiere, pero sobre todo ser equitativos. No te limites a ti mismo, no seas el productor de tu propia homofobia.





martes, 20 de septiembre de 2011

Como si fuera la primera vez

Son días raros, bastante raros. A veces siento que orbito en una onda diferente a la de los demás, algo ido, algo ensimismado, pero siempre alejado. Despistado, "complicado y aturdido".

Me muestro con incertidumbre sobre lo que pasará. Falta un poco más de un año de carrera, así que siento que estoy viviendo el final de esta etapa, y por consiguiente tengo que comenzar a planear lo que haré después.   En el caso de buscar una maestría tengo que comenzar a a hacer mi tesis.Pero no todo se reduce a una tesis, pues no es mi única opción. A veces solo quisiera terminar la carrera y marcharme, no sé a donde solo marcharme.

Tengo problemas con mi cuerpo, uso ropa holgada porque no puedo usar algo más skinny, porque ya no estoy "skinny". He aumentado una talla, no es mucho, pero creo que me estoy comenzando a traumar, pero sobre todo no me gusta el hecho de usar ropa mas holgada, porque tampoco me siento bien con ella.

También me ha crecido el "derrière", cosa que no me preocuparía tanto, si no fuera por el interés que genera. He cachado a mas de uno en la calle mirando esa parte de mi anatomía. Los amigos del salón no se cansan de hacérmelo notar y a veces hasta meter mano. Y aunque puede ser atractivo y un arma para la seducción, no siempre es bueno llamar tanto la atención.

En cuanto a relaciones, no hay pretendientes, ni propuestas pero hay cosas que me confunden. La verdad no busco nada, me conformo con noches de sexo ocasional. Con las cuales no pretendo cubrir la parte afectiva, solo sirven para darle gusto al gusto y aumentar mi ego.

Toda esta inseguridad, cambios, incertidumbre me hace suponer que no es la primera vez que lo vivo. Me parece estar pasando por una segunda adolescencia (sin acné, ni cambios extremos en mi cuerpo), pero que generan en mi mucha inestabilidad.

Desde hace como dos meses que algunas personas cercanas a mi me dicen que estoy cambiando físicamente, Josep llegó a comentar que notaba un cambio en mis actitudes. Aunque yo me sentía igual que siempre, creo que me lo estoy comenzando a creer. Será que estoy madurando? que mi cuerpo se hace viejo?








domingo, 18 de septiembre de 2011

Reflexiones sobre el futuro

En este puente por las fiestas patrias viaje al DF, con toda mi familia y mis primos y tíos, todos por parte de la familia de mamá. Hace tiempo que no viajábamos así, todos juntos. Así fue que viajamos a Mazatán, Guayabitos, Guanajuato y otros lugares.

El 15, dia del grito, me la pase junto a mis primos en la tradicional plaza de Garibaldi y en un billar, es muy divertido estar con mis primos, debo reconocer que soy el que mas se aleja de la familia, siempre ando metido en mis planes, pero me agrada bastante estar con ellos.

Al día siguiente salí con Max, mi primer novio y a quien le escribí su retrato, publicado aquí. Fue nuestra platica la que me hizo reflexionar y escribir esta entrada. Hablamos de muchas cosas, sobre nuestros estudios  nuestros amores, nuestros temores, planes, lo que esperamos del futuro y claro sobre la violencia que impera en nuestra región (aunque vive en el DF, el es tan lagunero como yo).

Hablamos sobre el hecho de querer escapar de aquí y sobre la situación horrible por la que pasamos los habitantes de la región. A mí siempre me ha gustado viajar, desde niños hemos tenido esa oportunidad gracias a mis padres, pero últimamente se ha convertido en una necesidad el conocer o volver a tierras lejanas. Porque allá, no hay balaceras, hay vida nocturna y se vive relativamente tranquilo.

Sobre eso giraba nuestra plática cuando le pregunte, sobre que creería que escribiríamos los de nuestra generación. Porque ciertamente creo que estamos atravesando por una etapa histórica, algo que si no se cuenta el los libros de historia oficial, si será mencionado en los de contrahistoria. Ciertamente puedo decir que hubo un antes de esta "guerra contra el narco" y habrá un después.

Max cree que los de nuestra generación (tengo la pretensión de mencionarme como futuro escritor de profesión) hablarán sobre fantasía. Que los escritores mexicanos que atravesaron por esta etapa volcarán sus letras a la imaginación, para evadirse de esta cruel realidad. Según sus predicciones, cuentos, ciencia ficción y novelas que no hablen sobre el narco, serán la producción de nosotros.

Yo hasta cierto punto apoyo su teoría, pues en lo personal no siento atracción hacia las películas de esta temática, y hablo de "El infierno" de Luis Estrada y el documental "El sicario" de Charles Bowden, la primera relata a tono de sátira la situación y el documental es una entrevista a un ex-sicario que narra los modus operandi de los cárteles. También rehuyo a los periódicos amarillistas que cuentan sobre los muertos de la ciudad, con imágenes que poco dejan a la imaginación.

Yo no siento esa fascinación de muchos por los narcos, no visito blogs, ni veo noticias que hablen del tema, ni veo vídeos. Sin embargo no se me puede culpar de evitar la realidad, pues la vivo a diario. Y es allí donde puedo estar no tan acuerdo con los pronósticos de mi amigo en cuanto al destino de las letras mexicanas. Pues me parece que no se puede evitar el tema, menos cuando lo has vivido a diario. Tengo conocidos que han muerto, otros a los que han levantado (secuestrado), he estado en dos "balaceras", he visto con impotencia como bajaban a una señora de carro a punta de pistola para llevárselo.

Es imposible no hablar de ello, no mostrar indignación, cuando tu sueño se ve interrumpido por el ruido seco del plomo, cuando no puedes salir tranquilo por las noches, cuando has visto llorar a un niño pequeño porque ha estado en medio de un enfrentamiento armado, cuando ruegas porque no le pase nada a quienes quieres, cuando simplemente no puedes vivir tranquilo.

Yo creo, que si de adulto sobrevivo y escribo, tal vez en alguna de mis obras toque el tema, pues es algo que ha trastocado mi vida, y la de todos los que habitamos en regiones como la mía. Prueba de ello es el sueño recurrente en que estoy en medio de una refriega y despierto muerto de temor, además de patrones de conducta y pautas que dentro de esta cultura del temor la sociedad hemos adoptado.

Pienso que tal vez habrá quienes escriban sobre fantasía, pero también creo que mal haríamos si lo olvidáramos, si no lo mencionáramos.








martes, 13 de septiembre de 2011

Efimero


Podemos pasar la noche juntos, pero no la vida entera.



martes, 6 de septiembre de 2011

The border/ La frontera


La impresión general que dan esas ciudades
fronterizas es que son sórdidas y dormilonas,
polvosas y desoladas, lugares donde se
mezclan los pobres con los criminales.
A decir verdad, muchas son así. Pero la frontera
también es sensual e hipnotica,
misteriosa y mágica, confiada en si misma
y de noble fortaleza.
Cambia los pesos en dólares, los seres humanos
en ilegales, la inocencia en hedonismo.
Tom Miller


Solamente estando allí pude comprender lo que trato de reflejar la autora del cuadro. Claro que ella por ser artista lo hizo de una forma poética. A mí siempre me han parecido horrorosas las pocas ciudades fronterizas que he conocido. Para describir el centro de Ciudad Juárez, solamente se me ocurre una palabra: decadente. Edificios viejos, ruinas de gloria pasada; basura, borrachos, prostituas, gente que va a prisa, el noa noa reducido a cenizas. Reynosa laberíntica, amontonada, terregosa, confusa, pobre. Tijuana junto al mar, un lado lleno de gaviotas y uno lleno de basura, jóvenes gringos buscando aventura, mucha gente. Las ciudades en la línea se convierten en una babel de todo México y Latinoamérica: oaxaqueños, veracruzanos, laguneros, michoacanos, zacatecanos, de todas partes del país llegan, unos de paso, otros resignados a quedarse.

El cuadro muestra una parte industrializada, con chimeneas antropomorfas, smok , electricidad, edificios altos, concreto,  en el cielo la bandera de la nación. México es orgánico, flores que remiten a sexos, las ruinas de una pirámide, ella sostiene una banderita que se me afigura de papel china, ídolos de piedra, la muerte…

Fue después de comenzada esta maldita guerra que sentí  la diferencia. Desde joven he ido a la frontera, he pasado la cicatriz, pero nunca había sentido nada igual. Mientras dejaba mi país, con el sonido seco del plomo y la sangre regando tierra, entre a la ciudad más segura del vecino. Solo allí fui consciente de tanta in-diferencia, mientras acá hay pobres, el más pobre de allá vive como clase media;  las calles de allá bien trasaditas y su “freeway”,  aquí un laberinto confuso; allá llovía y escurría el agua por las canaletas que nos llegaba como con las remesas.

Cuando llegue a El Paso, sentí seguridad, acaba de pasar por la ciudad más peligrosa del mundo. El olor era diferente, Juárez apestaba a muerto, a los 5 700 cadáveres que se llevan hasta el momento. El Paso olía a nuevo, pero los aires de aquella ciudad siempre me enfermarán.

Fue tristísimo el hecho de sentirme más seguro en aquella tierra, más seguro pero no más cómodo. Allá puedes salir hasta tarde, no hay balaceras, ni levantones. Pero le falta color, un poco de desorden, de amontonamiento, de olores y de gritos de merolicos.

Se puede ver concentrado en aquellas poblaciones las contradicciones del sistema, las dicotomías de la vida. La ciudad futurista, la ciudad-pueblo anacrónica, el presente de dos naciones. La autora no pudo ser capaz de pintar la situación en que viven ahora los que habitan la frontera ¿Quién lo sabía?




jueves, 1 de septiembre de 2011

Quisiera



Ser amante, cambiar mi nombre, no tener vergüenza, ser cocinero, convertirme al budismo, dejar el cigarro,  no usar calzones, ser mujer, escribir un guion para película, amarte, ser pintor,  comer chayotes, ir al gimnasio, dejar el cigarro, perder el pudor, ser un superhéroe, no comer carne, vivir solo, ir a misa los domingos, ser indiferente, enamorarme en jueves, no perder el tiempo, ser puta, dormir temprano, usar traje y corbata, volar, ir a una playa nudista, ganar más dinero, no enamorarme tan fácil…

No todo es imposible


martes, 30 de agosto de 2011

Lunes sin pies ni cabeza

Ayer lunes no fui a la Facu, solo tenia una clase de 7 a 9 y decidí que no valía la pena ir. En cambio me fui a encontrar con Sergio (el chico ya antes mencionado al cual estoy conociendo) en Cd. Jardín. Fuimos a un café y después a un departamento que tiene en el centro de la misma ciudad.

Como las semanas sigan así, no se que va a ser de mi. En la facu teníamos problemas con dos profesores, que nos nos querían dar clases, en realidad el porque no importa mucho, lo que importa es que durante dos semanas no tuvimos las primeras dos horas, lo cual hacia que mi horario fuera de las 18:00 hrs a 21:00. Es un fastidio ir solo 3 horas a la Facu y tan tarde.

Luego hay días que tengo que ir desde las 13:00 o 14:00 y chutarme todo el día allí. Vuelvo a sentir que no hago nada productivo, que pierdo el tiempo en devaneos y elucubraciones que no llevan a nada. Yo creí que eso ya era prueba superada, pues hace un año me pasaba lo mismo, nunca he pensado en serio dejar la escuela, pero si  he llegado a cuestionar si quiero estar allí.

Es horrible tener esta sensación de ser una ballena varada en la playa, y hablando de ballenas me han dicho que estoy más "repuestito" osea que he engordado. Celina dice que estoy más bueno, porque ahora tengo más carne de donde agarrar. Otros amigos han dicho cosas sobre mi culo, que esta bien proporcionado... yo medio me acomplejo y  traté dejar de comer y hacer ejercicio, pero soy muy hedonista y me gusta el placer de tragar, entonces creo que me volveré un poco bulimico. Y ya no fumare yerba porque después te da el monchis y te quieres devorar el refrigerador entero. También dejaré de fumar cigarrillos, hoy salí a correr y debo reconocer que tengo poca condición física.

Como tengo mucho tiempo libre y una flojera enorme, me pongo a leer, a checar el fb y a ver películas. He visto 3 que me han gustado mucho, dos canadienses y una inglesa. Ahora estoy pensado que algún día (mentras mas cercano mejor) me gustaría escribir un guión, tengo la idea de hacer algo independiente y experimental, una peli sobre adolescentes confundidos, desmadrosos y flojos como yo. Por cierto me he dado cuenta que los famosos NiNi's (Ni estudia, Ni trabaja), de los países desarrollados y los nuestros de un país jodidos son muy diferentes.

A veces trato de proyectarme al futuro y no puedo, por mas que trato no logro visualizar que será de mi, donde trabajaré, donde viviré, con quién estaré, dónde estaré... todo en la vida me parece sin sentido, los mismos esfuerzos me parecen absurdos. Me parece tentadora la idea de morir a las 27 años, dejando algo de tras, pero yo que puedo dejar? Si pienso hacer de esto un plan de vida debo apurarme, tengo 20 años, justo a tiempo para saltar en el mundo del cine o la literatura como un niño prodigio. Tener una (corta) vida de rockstar y fallecer dejando un cuerpo joven.

Mi salida con Sergio no tiene nada memorable, es un chico raro, me agrada, pero no logro sentir atracción. o tal vez esto bloqueado, o tal vez no sé como hacer esto.


lunes, 22 de agosto de 2011

Aniversario (un poco tarde)

Hace 17 días se cumplieron dos años desde que empecé a publicar en este espacio. Pero como no soy una persona de fechas, esto paso inadvertido por mi, hasta el día de antier que decidí re-leer un poco del blog. Lo bueno de tener un blog, además de "conocer" gente ( y va entre comillas porque es poca a la que en realidad conoces en persona) es el hecho de tener aquí un registro al cual recurrir, saber por lo que pasabas hace un año o dos, los sentimientos, las situaciones, lo que pensabas.

Me puse a leer, y leí desde mis principios de enamoramiento con Niki, hasta que nos separamos. Leí sobre las salidas con amigos a los que ahora frecuento poco, sobre el fallecimiento de mi abuelo, cuando tenía planeado irme a vivir a la sultana del norte, sobre mis viajes, sobre depresiones intermitentes y amores esporádicos  Algunos escritos que me encantan, otros que leídos a través de los años me parecen malos y mal hechos.

Siento que he dejado en cada letra un vivo registro de quien fui y en lo que me estoy transformando. Pero lo cierto es que hace poco me vino a la mente la idea de matar a Didier, asesinarlo vilmente y sin remordimiento, no avisarle ni darle tiempo para que se despidiera, simplemente terminar con él y ser yo quien tomara su lugar: escribir bajo mi verdadero nombre. Sin embargo creo que mi relación con Didi, va más alla de ser un solo nombre con el que firmo mis escritos. Es más que un amigo imaginario, es una parte de mí, algo de lo cual no me puedo separar.

Como he dicho antes, desde niño imaginaba a un personaje a mi lado, recorriendo la calles de mi ciudad, acompañándome de camino a la escuela, y junto a mis viajes. Recuerdo ir en carro y ver brincar por los techos de las casas a mi amigo, no recuerdo su forma, tamaño ni color, pero recuerdo que era muy ligero de pies, pues corría rápido y saltaba de techo en techo. Recurría a él cuando me sentía solo, ahora que después de tanto tiempo le he nombrado, sigue siendo el mismo personaje veloz y ligero con alma de niño. La diferencia es que ahora tiene voz y puede escribir en este blog.


Didier es mi imaginación, mis fantasías, mi inspiración, mi percepción del mundo, mis letras...

y aunque tal vez algún día publique bajo mi nombre, él vivirá en mí.

martes, 16 de agosto de 2011

Mi corazón atómico

this town is so fucking little
everybody knows everybody
everybody has "make it" each other...


Conocí a un chico por medio de una red social y lo estoy tratando, parece que el tipo es simpático. Estudia diseño gráfico, es mas alto que yo, tiene unos ojos grandes e inquietos que a mi se me antojan de loco, pero me gustan.Es medio jonky y muy peludito, cosa que no me acaba de agradar.

El chiste es que es amigo de Mateo, chico del salón, hasta allí no hay problema... el "problema" es que Barbie boy, es su mejor amigo, y yo tuve mi affaire con BB, el cual no termino muy bien porque me sale lo "bitch" e ignoro a la gente haciéndolos sentir usados (a veces soy una muy mala persona); y si esto fuera poco, él (Sergio) tuvo sus "cosas" con Niki (mi famosísimo ex)... Claro esto no representa un problema real, sólo uno ficticio que mi mente creo... sin embargo me pregunto por qué este pueblo es tan pequeño? Nunca me ha gustado estar dentro del "ambiente" sin embargo de una u otra forma me alcanza.

El otro problema que se me presenta, es que ya no sé querer, o tal vez nunca supe. La verdad es que aunque el chico me atrae y me parece encantador, no sé como llevar a cabo una relación. El sólo hecho de pensar en una relación me aburre... pero luego está Didi quejándose porque no tiene a nadie, porque quiere amor, porque quiere sexo, porque quiere apoyo... quien me entiende?.... tal vez lo mejor para mi, sea vivir de sexo ocasional y relaciones esporádicas, aunque no sería mala idea conseguir un "pior es nada"... ese amigo que llamas cada vez que andas cachondo o no tienes nada que hacer (Bitch! again).

En fin, veremos que resulta, ya me decidí a no pensar y dejar que la cosa fluya, si el chico este representa algo más que una buena "zarandeada", el tiempo lo decidirá...







miércoles, 10 de agosto de 2011

Cosas que debo hacer antes de morirme. (sin orden de improtancia)

- Hacerme un tatoo (o varios).
- Ir a una función del Cirque du soleil.
- Escribir un libro.
-Hacer un trio (boy-me-girl, boy-me-boy, girl-me-girl).
-Viajar al viejo continente.
-Viajar por Latinoamérica.
-Conocer a alguien famoso.
-Hacerlo con un pornstar.
-Probar el peyote en una ceremonia huichola.
-Ver una aurora boreal.
-Enamorar a alguien y que me enamoren.
- Ser feliz.
- Bucear
-Vivir fuera de este país.
- Ver una operación de alguien, todo menos un parto.
- Hacer un vídeo porno
-No preocuparme por nada durante todo un mes.
-Viajar de mochilero
-Probar hongos alucinogenos.
-Viajar en globo aerostático.
-Aventarme en paracaídas. 
-Nadar desnudo en una alberca.
-Organizar alguna protesta, huelga o movimiento ciudadano.
-Inventar una frase pegajosa.
- Escribir una libro para niños.
-Pretender ser alguien totalmente diferente a mi, frente a otra persona

.


La verdad es que no me gusta hacer este tipo de cosas, porque tengo miedo de no cumplirlas... muchas veces los planes no salen... pero después de las entradas tan depresivas, tenia que darle algo de vida al blog... so who cares, fuck te world!






domingo, 7 de agosto de 2011

Estabilidad

A veces miro al rededor y busco algo de que aferrarme.

Hoy salí con un par de amigas, a las cuales tenia mucho tiempo sin ver. Con Lydia guardo contacto, pero de Melisa no había sabido nada en años, y cual fue mi sorpresa que ya esta casada y tiene un hermoso bebe de 8 meses. Después de llevar a cada una a su casa y al regresar manejando y escuchando la radio, me puse a pensar en que me hace falta algo de estabilidad.

Lydia tiene mil años con su novio, van para esposos que vuelan y Melisa, simplemente tiene una vida bastante estable y bella como ama de casa y mamá. Yo a mis 20 no deseo tanta estabilidad, aunque al ver a Mel con su niño me dieron ganas de tener un hijo propio, educarlo bien, comprarle ropa, llevarlo al médico, todas esas cosas que uno hace con sus hijos. Vamos que tal ves es mucho tener un hijo a los 20, más sin carrera terminada, muchos planes por delante, y una casi nula solvencia económica, sin embargo necesito un poco de comodidad.

Y con comodidad me refiero a algo seguro, vamos tengo mi familia, amigos, escuela, sin embargo uno siempre quiere algo más, un extra. Tal vez tampoco una relación tan formal como la de Lyidia, que parece que esta casada, pues todo lo hace con su novio y ya están mas que infiltrados uno en la vida del otro, pero de vez en cuando, alguien que llame por las noches para saber como estuvo tu día no estaría nada mal.

Y es que sucede que de repente después de la fiesta, de los viajes, las salidas, o al terminar el día; busco un poco de estabilidad, algo que encuentre seguro. Y es cuando puedo envidiar la estabilidad de otros amigos, los que tienen pareja, los que están casados, los que trabajan;  y ellos tal vez puedan envidiar mi "libertad", mis viajes, mis fiestas, mis planes a futuro. Sin embargo es algo desalentador no tener nada seguro...

A veces siento no necesitar todo, creo ser feliz así tal como estoy. Sin responder a nadie, hacer lo que me viene en gana cuando se me antoja. Pero creo que siempre he tenido que seguir un camino, tener algo en mente para seguir, en ese caso Qué hacer cuando no tienes nada de eso?, pues lo más sencillo sería buscarlo.
Espero pronto encontrar ese pan que tape mi agujero existencial




Ese que camina por las vias buscando el equilibrio soy yo...

martes, 2 de agosto de 2011

Naves

Joel y Ramiro son amigos, se conocen desde los 15 años. Esa etapa de la vida en la que nada está claro, ni definido. Todo parece una imagen borrosa, no hay líneas que den forma, es como un reguilete, donde todos los colores se mezclan. No hay fondo ni figura.

Joel es hijo único, con una madre soltera demasiado ocupada en atender a otros, a todos, menos a él y ella misma. Desde pequeño ha estado solo, su compañía su abuelo y a veces los chicos del barrio. Callado, desarrollo una personalidad interesante, algo irreverente. En su mirar se nota su necesidad de amor, como la que ponen los cachorritos cuando quieren ser adoptados. Triste y melancólico.

Ramiro viene de una familia “bien”, su padre es diputado, su madre ama de casa. En su familia cenan juntos los fines de semana, van al club los domingos y a eventos importantes. En realidad nadie se mete mucho en la vida de los otros. A veces son solo un gran retrato familiar andante. Como en el retrato, nadie más puede ver ni sentir lo que hay detrás de cada uno de ellos.

Se conocieron en la preparatoria y de manera inmediata congeniaron. A pesar de ser tan diferentes, Joel es algo problemático, tiene déficit de atención e hiperactividad. Ramiro es quien saca las mejores notas en el salón, todos lo ven como el chico perfecto,  pero él se siente solo.

Se hablaron durante un receso, Ramiro buscaba llegar al laboratorio y paso por la parte más lejana de la escuela, allí estaba Joel armando un porro. Al verlo hacer esto, Ramiro sintió vergüenza y quiso darse la vuelta sin ser visto. Pero era demasiado tarde y Joel le llamo, le dijo que si fumaba “moys” y le tendió el porro ya encendido.

Ramiro apenas si había fumado algunos cigarros franceses con los hijos de otros políticos en una de esas fiestas aburridas, sin embargo  acepto. Platicaron mientras fumaban, se olvidaron de la clase y entraron hasta la siguiente. Llegaron al salón con los ojos rojos, la boca seca y unos cuantos dulces que compro Joel en la cafetería. Ramiro nunca había experimentado nada así. Aun después de que paso el efecto del humo verde, se sentía limpio, lucido, sobrio.

Ambos se hicieron amigos, todo el mundo hablaba por los corredores, incluso los maestros cuestionaban tan extraña amistad. Los dos encontraron una gran compañia en el otro, algo que en toda su vida no habían sentido. Ramiro le pasaba los exámenes a Joel, le ayudaba en sus tareas y practicas. Joel le enseñaba a andar en patineta, nueva música y le llevaba a toquines undergrund que había en la ciudad.

Eran jóvenes y felices, felices por la marihuana y las pastillas que compraban. Pasaban todas las tardes juntos, en el parque, en los centros comerciales, vagando por las calles de su pequeña ciudad.

Un día Joel invito a Ramiro a su casa, después de dos años este nunca la había conocido, así que se puso feliz. Cuando iban a fiestas era común que Joel se quedara en casa de los Peña, después de una noche de borrachera terminaban abrazados en la cama de Ramiro, haciéndose mimos o jugando a las luchitas. Pero nunca habían pasado la noche en casa de Joel.

Joel vivía en una pequeña villa cerca de la ciudad, en una casa vieja y bastante humilde. Ramiro dedujo que tal vez a Joel le daba vergüenza y por eso nunca lo había invitado. Esto se confirmó cuando el mismo Joel le confesó sentir un poco de vergüenza al comparar su casa con la de su amigo.

Ese día salieron al campo montados en las bicis. Recorrieron maizales y robaron algunos elotes, tomaron fotografías, fumaron “mota” su droga favorita, se bañaron desnudos en el río, jugaron y corrieron.

A la mañana siguiente al despertar, Ramiro no encontró a Joel. Sólo una nota que anunciaba que llegaría hasta las 12 del medio día pues había ido por algunos encargos del abuelo. Ramiro se quedó un rato en la cama, semidesnudo sólo con su bóxer puesto, como siempre dormía con Joel. Sintió un poco de curiosidad y se puso a husmear en los cajones de ese cuarto que por adorno tenía un grafiti con colores fluorescentes en la pared.

Encontró libros y libretas de la escuela, un cuaderno de dibujo con las imágenes que pintaba Joel, latas de pintura, papeles viejos, tiquetes, envolturas de dulces y dulces rancios. Cuando llego al armario no pudo evitar la tentación de tomar su camisa verde, esa que a su amigo le hacía ver tan guapo. La tomo entre sus manos, la olio, deleitándose como si se tratara de una flor o un pastel recién orneado, y se la probó. Ponérsela fue como sentir en su piel la suavidad de la piel de Joel.

Con la camisa puesta busco más y encontró unos calzoncillos tirados, se quitó los suyos y se puso los de Joel. Encendió un porro que habían armado la noche anterior y se recostó en la cama. Oía un suave blus cuando comenzó a tocarse. Primero el cuello y su nuca, luego su joven pecho. Tuvo especial atención en sus pequeños pezones, rosas y erectos. Bajo por su vientre hacia su ombligo y se detuvo antes de tocar más abajo. Finalmente metió la mano entre su ropa interior y sintió el calor que provenía de su sol. Sintió cosquillas al tocar el fino pelambre que apenas le crecía en la zona erógena. Y se imaginó a Joel: joven, fuerte, cariñoso, con su mirada eternamente triste. Se imaginó su árbol de la vida, firme, erecto, caliente, palpitante de amor; y comenzó a masturbarse. Primero lentamente, después rápido, aumento de ritmo como su respiración. Al final termino en el bóxer de su amigo, el cual quedo lleno de semen blanco y caliente, como la espuma del mar.

Avergonzado y un poco cansado Ramiro se levantó de la cama y se puso su ropa. Justo a tiempo, pues Joel llego con comida y unas “naves” para armarse un porro, unas naves para viajar al infinito. Ramiro no dijo nada mientras veía como Joel enrollaba la hierba en el papel arroz, y armaba ese cohete que les haría viajar juntos, Ramiro volvería a viajar con su amor, aunque este viajaba tan lejos, que ni se enteraba.





lunes, 1 de agosto de 2011

I just don't know what to do with myself

Mi reciente viaje la ciudad de Queretaro fue por hedonismo puro. Para buscar nuevas cosas, salir de la monotonía  divertirme sin preocupaciones, ya no estar tan asfixiado por mi familia, salir hasta altas horas de la noche sin que mi madre me llame cada 5 minutos al celular, en pocas palabras, desmadre.

Sin embargo de repente me ponía a reflexionar, me es imposible no hacerlo, y creo estoy otra vez en una encrucijada. Tengo 20 años, me faltan 3 semestres para terminar la carrera y yo no sé que hacer... Lo único que tengo bien claro es que quiero salir de estas tierras secas y calurosas. Me gustaría una ciudad del centro-sur de México, si emigro a otro país mejor.

Y aunque la meta la tengo algo clara, no tanto la forma para alcanzarla. He pensado en seguir estudiando, eso se me da muy bien y me gustaría ser alguien bien formado, una maestría en sociología u antropología pinta bien. Claro que habrá que sacar beca para no amolar tanto la economía doméstica, por lo tanto tendré que ir haciendo ya la tesis, para que al terminar la carrera, la tesis este lista. El problema aquí es saber sobre que tema comenzar mi tesis, me he involucrado en temas de media ambiente y me agradan mucho, pero temo hartarme de ellos, seguir estudiando relaciones de género ya no me llama mucho la atención. También me agrada trabajar con niños o temática de adolescente, todos estos, claro, vistos desde el punto de vista sociológico.

Y aunque cabe aclarar que amo mi carrera y que sin duda me agradaría ejercerla, esta esa otra opción. La cual me resulta tan atractiva y atemorizante al mismo tiempo. Es el camino de las letras, pues en serio me gustaría formarme para escribir. Aprender de autores, corrientes, técnicas, redacción; y así algún día poder publicar libros, cuentos, poemas, obras y novelas enteras. Porque ha decir verdad, yo escribo con puro sentimiento y siento me hace falta una verdadera preparación, educarme un poco, o un mucho. Ese es otro camino. Seguir con una maestría dentro del campo de filosofía y letras. Aunque a decir verdad no sé que piensen mis padres de dicha opción.

La tercera opción para marcharme de estas tierras laguneras, es la de irme a la aventura. Juntar dinero y largarme a una ciudad bien lejana y tranquila, a mente me vienen Xalapa, Veracruz; San Cristobal de las Casas, Chiapas; o Pátzcuaro, Michoacan. Irme, buscar algún trabajo para vivir y juntar mas lana, rentar una casona en el centro y abrir un café. Preparar café orgánico, cocinar postres y comida, apapachar a mis clientes y vivir sin muchas preocupaciones.

Y lo último que se me ocurrió, fue irme de misionero, o algo así, no necesariamente a evangelizar un pueblo olvidado en la sierra, sino trabajar en algún proyecto para mejorar la calidad de vida. Ya sea aquí en México, o en la selva del Brasil, o la lejana África. Lo único cierto es que... "I just don't know what to do with myself"




miércoles, 27 de julio de 2011

De viaje.

Escribo bajo otros cielos, desde una tierra diferente a la cual casi siempre escribo. Estoy de viaje, en la centrica ciudad de Queretaro. Los días han sido extraños, diferentes, al menos me han sacado de la monotía del desierto, del sofocante calor y amodorramiento. Espero pronto regresar a casa, pronto escribir sobre lo que he vivido. Espero pasen bueno días.

miércoles, 20 de julio de 2011

Advertencia! No creas todo lo que escribo...


No creas todo lo que escribo, que no siempre es la verdad. Para ser un buen escritor un Maestro me decía: “tienes que leer mucho y escribir mucho”. Yo nombro aparte la imaginación, hay que tener mucha imaginación para escribir historias hermosas o espantosas.

Cuando escribo no creas todo lo que lees, pues si bien todo tiene su trasfondo, un sentimiento se puede hacer más grande a base de palabras. Así me pongo la máscara de la ternura para escribirte bonito, o fuerzo el sentimiento para hacerlo grande y puro.

Invento historias de eventos sin importancia, hago míos relatos que escuche en alguna parte. No es mi culpa que mi vida sea aburrida y mi imaginación infinita, ni que mis dedos tecleen sin ton ni son cosas inventadas. No es mi culpa que la monotonía me haga habitar realidades alternas llenas de emoción y fantasía.

Nunca fue mi intención escribir algo objetivo, pocas veces lo es. Sabes que en mi gana la emoción y los sentimientos, que me desboco y me dejo llevar por lo que siento, dejando atrás toda cordura, razón y objetividad. No todo lo que escribo es verdad, ni todo es mentira, es una mezcla de las dos llamada fantasía.

Por eso cariño, cuando me leas no creas todo lo que escribo.











lunes, 18 de julio de 2011

Pajaritos

Escuchaba los cantos de cientos de pájaros multicolores.

No les podía ver, porque la selva era muy densa.

Pero sus trinados me hacían imaginar a las más bellas aves exóticas, con los más bellos colores.

Era por su sonido que podía saber el color o mezcla de ellos que adornaba sus plumas.

Algunos me arrullaban, me llevaban hasta el sueño.

Otros me hacían querer cantar, reír de felicidad.

El canto de un pequeño pájaro azul que no podía volar me hacía llorar.

Yo aguzaba el oído y atento escuchaba cada sonido, con las piernas junto a mi pecho, y mis manos entrelazadas.

Estaba en medio de la selva, que verde y majestuosa se presentaba ante mí, fecunda de olores y gorjeos de pájaros.

En la selva vivía, en una gran jaula de oro y cristal… 














lunes, 11 de julio de 2011

Los días..

Quisiera escribir sobre lo que me pasa a diario, pero tal vez no hay mucho que contar. Sigo yendo a la Facu por el programa de verano al que me inscribí. Regularmente voy de 9:00 a 13:00, pero a veces llego más tarde y me voy temprano, o llego temprano y me voy tarde. Lo que me gusta es que me mantengo activo, intelectualmente y al menos no estoy toda la mañana encerrado aquí en la casa.

Lo cierto es que no cumple mucho mis expectativas, el programa de verano constaba de hacer estudios con algún investigador. Yo escogí a la amada/odiada Dra. Haydee, pero estoy un poco desilusionado, pues si bien en clases se muestra muy estricta y trabajadora, aquí apenas si se pasa por el archivo y delega todas las tareas. Nos puso a hacer maquetas y dar un taller del pago de servicios ambientales para niños. Yo con los niños me llevo bien, gusto de ellos y ellos de mí, tal vez debí haber estudiado para maestro, me hubiera ahorrado la bronca con “el jefe” y tendría mi trabajo seguro. Pero no, me gusta batallar y me fui a la sociología.

En el verano nos inscribimos Emiliano y yo, nunca pensé que lográramos ser tan amigos. Últimamente donde esta Emiliano esta Didier. Creo que somos muy parecidos. A veces divagamos con un mundo mejor, vemos todo lo que a nuestro parecer está podrido (que en México no es poco, apesta a muerto y mierda por todas partes) y nos imaginamos como aquellos que ofrezcan un cambio. A veces me siento como Eric y Xavier (Magneto y Dr. X) de “X-Men”. Tratando de cambiar, a veces de exterminar a la humanidad, para crear un mundo mejor.

Es buena su compañía, aunque a veces no le pueda contar todo, me la paso muy bien con él, tenemos una visión muy parecida de la realidad. A veces a broma critica mi vestir y cortes de cabello, pero es porque él es muy cuadrado. Dice que sólo aparenta ser normal y correcto para encajar en el sistema, que cuando esté adentro hará un boicot. Yo pienso que si en verdad es su plan, es muy inteligente.

Sin embargo a veces se vuelve pura “chachara”, no hace nada. Piensa y dice, critica al mundo jodido pero no hace nada para cambiarlo. Un gran defecto que tiene es su gran ego. Como digo, me critica mucho, yo también a él, aunque así nos llevamos como amigos, pero un día estaba tan cansado de oírlo decirme cosas y presumir su “perfeccion” que le dije: “lo que tienes más grande que la panza es el ego!”… no es muy gordo, pero antes era flaco como un palillo. Lo que más le critico es el hecho de que aparte de que no hace nada y solo se queja, es que no lee. Le digo que debemos instruirnos, pero él dice que leer a ajenos sólo ensuciara su mente.

Es todo un caso, pero estoy seguro que cuando salgamos será alguien de quien siempre me acordaré, sobre todo porque hemos hecho tantas cosas juntos. Ahorita él está de viaje, fue a
Oaxaca por asuntos académicos, le dije que si me iba con él, pero después pensé y creo que esta mejor descansar uno del otro por un tiempo. Cuando salgamos queremos irnos al “aDFesio” a estudiar, yo no puedo esperar a terminar la carrera para largarme de este lugar.
Fuera de eso me aburro mucho, si no es porque la semana pasada salí con una amiga del colegio, ya estaría medio muerto. La rutina esta canija y ahora todos los amigos están ocupado en trabajo de verano o viven muy lejos. Por eso pensado que necesito una valvula de escape, aparte del entrenamiento físico, porque desde hace una semana voy junto con Odder y otros primos a la deportiva a ejercitarme. No lo sé pero me dan muchas ganas de fumarme un porro otra vez…