jueves, 26 de febrero de 2015

No vuelven


Hay cosas que vuelven y cosas que nunca vuelven, aunque uno quiera, aunque uno las busque, simplemente no vuelven. Prestas un tupper con comida y vuelve, vacío, pero regresa. La escalera que te pidió el vecino te la devuelve, pero los libros nunca, o casi nunca, vuelven.
 
La novela que leías en el autobús camino a la escuela; la antología de poemas que te regalo tu novia antes de dejarte; la primera edición de un libro raro que encontraste en la librerías de segunda mano; el que rescataste después de que murió la abuela, antes de que se repartieran la herencia y sus pertenencias y dejaran la casa sola, con la paredes pelonas.
Vuelven los kilos perdidos, los amigos, los ex-amores, los recuerdos y los rencores; los muertos vivientes en las películas, la luz después de que se ha ido. Regresa la moda; las olas del mar, las estaciones del año en el mismo orden. Vuelve el gato luego de tres días desaparecido, con la oreja sangrando y el estómago vacío. Pero los libros no vuelven.
Pero los libros no regresan, aunque los pidas por favor, o amenaces en broma. Aunque vayas a casa de quien los prestaste y preguntes casualmente, o husmees por las habitaciones esperando encontrarlo. Aunque les mandes correos, o inbox, o whatsapp, que dejan en visto, preguntado sobre cuando te devolverán tus libros.
Regresan los grupos de música que se habían separado; regresan el pendejo de tu hermano y su novia después de la veintésima pelea; regresan los mismo políticos en cada elección buscando un puesto diferente; vuelve el perro moviendo la cola con la pelota que le lanzaste.
Y las personas a quien se los prestaste, se pelean contigo, pierdes su número de teléfono y no recuerdas donde viven o se cambian de casa y se llevan consigo la esperanza de que puedas volver a leer tu libro.  Te preguntas, si siempre fue así, si a platón le robaban sus pergaminos, si Shakespeare presto sus libros y no los devolvieron, si García Márquez o Cortázar sufrieron lo mismo.

Sin embargo tú tienes la culpa por prestarlo, o a veces ni siquiera es tuya, pues tu amigo lo toma por la mala y nunca lo devuelve, o lo ve en tu librero y le parece fácil llevárselo, después lo regresará.
Y aunque a veces los olvidas, de repente ves ese espacio vacío en el librero, o los necesitas y  te das cuenta, regresa a tu memoria que hace tiempo lo prestaste, lo que nunca regresará es el libro.

Y entonces piensas, que en algún lugar del planeta, tal vez en alguna otra dimensión, debe haber una biblioteca enorme, repleta de los libros perdidos, prestados, robados. Pero nadie puede entrar, nadie puede disfrutar porque no tiene llave, y te da poquita tristeza porque nadie los volverá a leer. Y piensas que en algún otro lugar del mundo alguien sufre porque también prestó sus libros y nunca volvieron.



3 comentarios:

  1. a mi nonme devuelven mis comics snif..

    ResponderEliminar
  2. Debo decir que en efecto me faltan libros, y también que tengo varios que no son míos.

    Ojala hubiera tantos libros como colores en los cielos, buenísimo tu texto incluso cómico, yo también he pensado en porque solo tengo un solo calecetín de entre muchos pares, ya no se ni que ponerme a veces.

    ResponderEliminar
  3. Si, eso recomiendan. No prestar los libros porque ellos jamas regresan jaja. Aunque a veces hay liberaciones masivas de libros que cada uno los puede dejar el que desee en el lugar que quiera. Para que quien lo encuentre lo lea y luego vuelva a liberarlos. Y los libros que hay en la casa de alguien que muere. Quien se los lleva, que hacen con ellos, donde los dejan? Te mando un abrazo

    ResponderEliminar

simplemente gracias por comentar