jueves, 8 de abril de 2010

Raíces



La familia de mi padre es la típica familia disfuncional mexicana: hijos fuera del matrimonio, fiestas que terminan con borrachos que pelean, divorcios, gente que se junta (que viven juntos, pero no necesariamente casados) y se separa, la esposa golpeada… el hombre macho macho que debe llevar la rienda, la mujer que llora a escondidas, la bebida, la muerte, la cárcel… el negocio que es familiar, y cuando se trabaja en familia los problemas que surgen.

Cuando leí ese gran libro que es” 100 años de soledad”, no pude evitar comparar a los Buendía con la familia de papá… Relaciones que se repiten, nombres que nunca mueren, como 10 personas (entre hijos, nietos, sobrinos, bisnietos) con el nombre del Abuelo (padre de mi padre). Están los que han tenido mas de una esposa y una que otra concubina, y el nombre maldito, ese que parece arrastrar cierto karma que orilla al poseedor de dicho nombre a una muerte prematura… si algún día tengo un hijo no le pondré Raúl, pues han sido varios los que llamándose así no superan la edad de 50 años…

Todo este realismo mágico que viene en mi sangre me hizo recordar el de aquella familia que describe García Márquez, la promiscuidad, el misticismo, la religión, los torbellinos, la constante que es la muerte…


La familia de mi madre es la típica familia tradicional mexicana: comida en casa de los abuelos el domingo, reuniones en días festivos; toda la familia unida, una red interconectada que transmite con claridad los acontecimientos del otro: “supiste que el hijo de tal, no llego a dormir anoche a su casa”. A veces se cae en la mojigatería y la hipocresía: “Una familia BIEN no se puede permitir ciertos deslices”

No hay que causar escándalos, lo  penoso que pueda pasar se queda en la cocina, donde las mujeres hacen los guisos que tanto nos gustan y se cuentan los chismes del día a día. Los hijos de las tías (las mías) no deben tomar el alcohol es de licenciosos y no se hable de drogas que eso es del diablo, como también es pecador el que tiene sexo pre marital, y si se tiene es mejor ocultarlo…

Y de las dos familias naci yo… la oveja negra por las dos partes, a veces siento que no encajo en ninguna, demasiado consciente para la de mi padre, demasiado liberal para la de mi madre. No soy el hombre que busca la familia de papá, no soy machista, ni me empeño en demostrar la masculinidad… no soy bien portado como quisiera mi mamá, a veces me embriago y he consumido drogas… he tenido sexo antes del matrimonio, con hombres (que divertido!!). Tal vez lo único que me salve, es mi discreción, el hecho de que nadie se entere de lo que pasa en realidad en mi vida, que nadie sepa mis vicios y virtudes… que solo vean en mi a alguien mas, parte de la familia que no se inmiscuye en los asuntos de otros, que pasa casi desapercibido, callado y alejado, viendo y describiendo lo que son y no se han dado cuenta…


Muchas veces me he sentido el mas cuerdo en mi propia casa, será porque me alejo de todos y no quedo en medio de la acción... no me dejo llevar. Veo desde lejos a todos y encuentro como entorpecen su vida, como se dejan llevar por la pasión, yo mas sano, guardo distancia, analizo, pienso y actuó con precisión… es increíble como me puedo sentir tan lúcido… cuando hay días que pienso que el único demente soy yo.

8 comentarios:

  1. Pues ahí en todo el medio tampoco tienes que estar muy cómodo, no? Ni fácil ser un hijo gay en una familia de machotes en los que prima la "hombría" ni en la familia bien que esta mal visto salirse del canon impuesto.

    Pero si tu lo llevas mas o menos bien, imagino que con el tiempo iras estableciendo tus propios pilares donde sustentarte par llegar el día en el que no tengas que esconder nada.

    Un besito mi pequeño mexicanito.

    ResponderEliminar
  2. caray, yo tambien me llegue a considerar como un tipico hijo dentro del sistema mexicano familiar XD asi como lo describes. Uno puede llegar a ser absorbido con un lado u otro, pero también puede ser ajeno a esos dos mundos, dandole tu visión, no se si se entienda. Nada mejor que mantenerse alejado de esos chismes, aunque en cocina se ponen buenisimos XDDD
    en fin, un saludo
    la imagen esta pocamadre

    ResponderEliminar
  3. Interesante conclusión, mi amigo.

    Me queda claro que no naciste para cubrir ningún molde preestablecido, sino para ser tú mismo. ¿No es genial ser uno mismo? :D

    Para copias, está la piratería; pero en cuanto a la gente, no es posible (o sería muy aburrido el mundo)

    ¡Sexo, drogas y rocanrol! ;)

    Saludos, abrazos y besos desde Puebla ;)

    --Arminius mareador.

    ResponderEliminar
  4. En toda familia hay una oveja negra... en mi familia hay muchas...!!! mi viejo es una... y después de 3 matrimonios sin haber enviudado... y 6 hijos... bien se puede tolerar... la aparición de otra oveja negra... o digamos... gris... yo...!!! jaaaaaa... chauuuu...!!!

    ResponderEliminar
  5. Dicen que la virtud está en el punto medio... Esa actitud tuya me parece ecléctica y puede que incluso virtuosa.

    Una abrazo,

    Josep

    ResponderEliminar
  6. Es que hay momentos para la lucidez y otros en los que tienes que ser loco para vivir la vida a tu manera ...

    Me encantó el cuadro que pusiste y saber más de tu familia ... y de ti!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Lo dicho, te pareces tanto a mí como dice Juan Gabriel.... yo también estoy a la mitad entre mis 2 familias y de ambos me burlo siempre solo que en mi caso es al revés, para la familia de mi padre todos mojigatos e hipócritas, soy el despapaye que hablo pestes de la iglesia y del papa y sabrá dios en que perversidades ando metido y para la familia de mi mamá, soy un santo de la iglesia que no sabe divertirse como se debe tragando alcohol todo el día jejeje... que contrariedades....

    ResponderEliminar

simplemente gracias por comentar