martes, 4 de enero de 2011

El día que me enamoré

El día que me enamoré todo el mundo se pudo dar cuenta... Fue un día normal, a los cuantos meses de haberte conocido.  Por la mañana al despertar apague el radio, encendí la cafetera y me di una ducha. Cuando terminé y me vi en el espejo no me di cuenta que estaba enamorado.

Subí en el autobús que me lleva al trabajo y en cuanto lo abordé, comencé a notar que la gente me miraba. Algunos murmuraban cosas entre ellos, pero sin dejar de mirarme. Y cuando me senté al lado de una señora de edad madura, no pude evitar fijarme en su mirar, me veía compasivamente, con ternura. Nunca miro a los ojos de los extraños, pero aquella insólita mirada me obligo a ver en los de ella. Sus ojos eran ya grises, tal vez algún tiempo atrás fueron de color café oscuro. Y en su mirada descubir la melancolia que se tiene cuando se han vivido tantos años, era yo quien le hacia recordar algo.

Después de varios minutos llegue al trabajo, allí las cosas no cambiaron mucho, me percate que las personas me miraban extrañadas. Algunos me veían con compasión, como aquella señora; a otros se les notaba alegres por mi; unos me miraban como con envidia; y otros pocos me miraban con cautela, recelosos, como si fuera el poseedor de alguna enfermedad contagiosa que pudieran pescar.

El día siguió igual de extraño. Me dirigí al comedor en mi hora de almuerzo y cuando entré las personas que se encontraban allí voltearon a verme, murmullos y miradas, a esa hora del día ya me había acostumbrado a ser el centro de atención. Y cuando la mesera me trajo la comida dijo: debes de comer bien, y me miro al igual que una madre mira a un hijo. Porque  las mujeres me trataban de esta manera?

Al seguir en el trabajo no falto algún compañero que me mirara, me sonriera y me diera un palmadita en la espalda. Qué le sucedía al mundo hoy?

Llegó la tarde, y la hora en que habíamos acordado vernos. Me dirigí a la plazuela que esta cerca de donde trabajas. Era un día de invierno, y las hojas amarillas formaban una alfombra que ocultaba el verde del pasto. Entre las ramas ya sin hojas de los arboles pude apreciar ese hermoso cielo azul invernal. Tan efímero, tan limpio, tan frío, tan celestial...

Y llegaste tu, con tu cabello despeinado, tu sonrisa amplia y ese brillo en tus ojos claros. Con tus pasos grandes y despreocupados. Allí supe que estaba enamorado de ti, y que todo mundo lo había notado.












9 comentarios:

  1. Te estaba buscando y no te encontraba y hoy fuiste a mi blog, ya te agregué para que no te me vuelvas a perder.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. :3 owww
    que manera de iniciar!!
    un gusto re-.leerte chamacon!!

    ResponderEliminar
  3. Cuando uno esta enamorado todo cambia, es como si tuvieras un halo de luz sobre tu cabeza, incluso el autoestima aumenta y se dice que las personas que están a nuestro alrededor suelen notarlo ... así que el enamorado se vuelve mas atractivo ante la gente, es por eso que aveces buscan mas a alguien enamorado que a alguien que no lo esta.

    Linda historia ... besos!!

    Sachiel

    ResponderEliminar
  4. Que suerte. Mis enamoramientos siempre son intentos fallidos, hasta el punto de pasar ya de enamorame. Prefiero no sentir a sentir un enamoramiento que no es correspondido como yo espero.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  5. Una linda fantasía, muy agradable, me hizo pensar en García Márquez.

    Empezaba a echarte en falta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. que lindo broder, uno se siente asi cuando esta enamorado, xq es un sentimiento q se nota cuando esta feliz uno

    ResponderEliminar
  7. Zaz... y que me quedo callado que bonito.

    ResponderEliminar
  8. Precioso cariño, de verdad. Es lindo ver como la gente se da cuenta de nuestro estado, porque se nota, se nota mucho.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  9. Hay ocasiones en que nosotros notamos el enamoramiento, pero no el resto del mundo...

    Hay otras veces en que ese ser, del que nos enamoramos, lo nota, pero nadie más...

    Y hasta hay veces que nadie, ni uno mismo, lo hace...

    Peace, love and soul ♥
    .- rojito*

    ResponderEliminar

simplemente gracias por comentar