martes, 8 de mayo de 2012

Tolvanera

A veces sucede que quiero escribir, pero no puedo. Y no es debido a la falta de temas, siempre hay una idea que me suena en la cabeza, siempre una pequeña historia que imagino mientras viajo entre las sacudidas del camión o cuando estoy en la cama antes de dormir.

Me han dado ganas de escribir sobre mis terapias y el terapeuta que me canta pedazitos de canción de Silvio Rodríguez; sobre el chico intenso de la facu que se lanza vorazmente sobre mis huesitos; sobre como he visto que las parejas se mienten en las relaciones. Contar que estoy en un proceso de autodescubrimiento; los viajes que he realizado; las salidas y los amigos; que ya no me enamoro "tanto" como antes; las cosas pequeñas de mi cotidianeidad; que tengo ganas de beber vino tinto en buena compañía.Del calor que hace en estas tierras; de las campañas electorales.Sobre esa cancioncita que me hace feliz.

La verdad es que muchas veces no encuentro la manera de hacerlo, no se como continuar escribiendo o algo que me inspire a hacerlo. Me dan ataques de animo nihilista y ni quien me saque. Sigo igual de voluble que antes, pero ahora soy consciente de muchas cosas más. Trabajo a diario, incluso sin damre cuenta, en tratar de  cambiar y estar mejor conmigo mismo.

Pero no sé si fue el hecho de sentirme descubierto, o que me estoy enfocando más a mi mismo de otra manera, o que sea una de esas etapas que nos llegan a todos. El chiste es que no puedo escribir como antes, aunque en mi siga viva la ilusión de seguir escribiendo hasta el final.

Por el momento siento que me encuentro en medio de esas tolvaneras desérticas que de cuando en cuando llegan a la ciudad, y el aire se satura de tierra y te obliga a cerrar los ojos, y los arboles se agitan y los mas viejos caen y la gente corre a quitar la ropa y cerras las puertas y ventanas de las casas, y rugue el viento en tus oídos... hasta que todo pasa, y abres los ojos y vez el cielo azul y sin nubes. Y sigues delante por la calle, por la vida, con el sol en la testa y unas gotas de sudor en el pecho, hasta que llegue otra tolvanera que mueva todo.


9 comentarios:

  1. Escribir cuando uno pueda, cuando a uno le nazca, a veces no hay mucho que contar, o no pasan muchas cosas que compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, no hay que forzar las cosas... también es un arte el guardar silencio.

      Eliminar
  2. Estoy con Damian, el blog es para disfrutarlo, para decir, cuando hay por decir, y callar cuando a uno le viene bien hacerlo... Disfruta tu vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es momento de callar, que el silencio y lo blanco de las páginas lo inunde todo. saludos y un abrazo enorme querido Josep.

      Eliminar
  3. Odio con fervor las tolvaneras, a veces bromeo con una amiga al respecto diciéndole "espera, brillo mucho" y saco la cara por la ventana del coche XD...

    Pues en efecto a Muchos bloggers que conocí en algún momento de repente como que ya no le prestaban mucha atención a sus espacios, para regresar triunfales cuando estan aburridos... medio triste, ojalá y no pierdas la esencia, escribes muy bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tenemos pendiente nuestra salida, habrá que ir a un lugar que venda vino tinto, ya venden alcohol en la ballena? porque muero ganas de probar aquel vinito que te dije me gustaba mucho.

      Eliminar
  4. A mí también a veces me pasa lo mismo... me gusta caminar y cuando lo hago pienso y analizo muchas ideas que me gustarían postear... pero cuando llego al computador todo queda en blanco. Lo del descubierto, como te dije... pues crear otro blog y claro darnos la dirección para seguirte... aunque supongo que sería difícil... yo no me imagino escribir otro blog al que no es el mío. Tranquilo chico, no te sientas desnudo... aún en la desnudez de las cosas se puede encontrar la belleza de ellas.

    Cuidate
    Un abrazo
    Erik!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente no pienso empezar de nuevo, aunque cambiar la dirección fue algo parecido. Me has dejado pensando sobre la desnudez, uno pensaría que la desnudez es la cosa más bella, pues es la escencia de las cosas sin revestiduras, pero que pasa cuando lo mas sencillo no es lo mas bello?
      saludos, un abrazo Erik!

      Eliminar
  5. Me uno a favor de todos los comentarios de arriba: hay veces en que uno no tiene algo importante que contar, escribimos cuando nos sentimos un poco solos, algunas veces hay ideas que queremos palpar pero cuando llega ese momento todo se escapa de la cabeza y sale por la ventana. Pero en especial estoy de acuerdo en ello de que escribes muy bonito. Eres de mis favoritos, siempre.

    Confesaré que me puse loco cuando no encontraba la dirección de tu blog. No te me alejes, Por favor.

    Paz, Amor y Alma

    ResponderEliminar

simplemente gracias por comentar