lunes, 11 de junio de 2012

El arte es garantía de salud

Me di cuenta que era, o soy (esa línea aun no esta bien trazada) un chico con problemas emocionales, alguien tal vez con buen porte y de aires regios. Al que le costaba poner en contacto sus ideas, su alma, su sentir: lo impalpable y etéreo; con esta armadura que me dieron, está máquina que efectúa acciones en los físico y material, mi cuerpo: la existencia.

Es por eso que me fue tan fácil escribir. Dejar impregnado sobre el papel o la pantalla lo que pensaba y sentía, y de paso lograr que otros se vieran envueltos en ello. La escritura funcionó como una válvula de escape, de ese ser racional y práctico. Por eso los escritos tan pasionales, tan finamente escritos,  la precisión de los sentimientos, todo volcado con gran intensidad. De no haber sido así hubiera terminado neurótico. Al fin y al cabo eran producto de una emotividad exacerbada, maltrecha y reprimida que luchaba por ser escuchada, por ver la luz. Algunas veces después de escribir me sentía como si acabara de  vomitar y al final respiraba aliviado

Pero ahora vivo mis emociones, o al menos lo intento, y ya no escribo tanto. Aunque mi testa siga ideando  situaciones, imaginando, fantaseando para hacer la vida menos aburrida y poder sobrellevar este clima seco y caluroso que a veces me asfixia.

Hoy quiero ser el personaje de un relato, vivir en un libro; dejar a mis amigos y familia descritos en hojas amarillentas; agregar nuevos personajes y situaciones;  escribir el boceto de mi vida.  Ser el guión de una película independiente con las locaciones en  toda la región, recortada y editada, haciendo una sola y gran ciudad imaginaria; donde pasearíamos de la mano, donde celebraría con los amigos la vida, donde te encontraría y nos volveríamos a perder.

Escribirme a mi mismo, imprimir letras en todo mi cuerpo y que estas se desborden; que por el lecho seco del río vuelvan a correr ahora las palabras; que del cielo lluevan letras; que la laguna tantos años vacía se llene de historias.





8 comentarios:

  1. Didie a veces como dice Juanga te pareces tanto a mi q no puedo ya engañarme jujuju (bueno así no dice pero casi).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será? no lo puedo asegurar, no te conosco tanto. Gracias por pasar a leer, un fuerte abrazo!

      Eliminar
  2. Imagino que un psicólogo nos diría que el arte es bueno para nuestro equilibrio mental y este es básico para nuestra salud... Además he oído hablar más de una vez de las virtudes terapéuticas de la escritura. Pero nunca se me hubiera ocurrido que mi vida fuera un relato narrado por otro o que yo no fuera más que la parte de un guión o de una novela... Me niego a que otros escriban mi vida. Prefiero ser yo mimo quien lo haga. ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esta conclusión llegue después de varias terapias, el arte es salud de eso no hay duda, siempre cumple una función.
      Soy yo el que me escribo y describo a mi mismo, cada vez con menos frecuencia en este blog...

      un abrazo enorme de grande y un beso para ti Josep

      Eliminar
  3. Es buena tu introspección, pero creo que te sería o te daría excelentes resultados si alguien te ayudara a pensar, a reflexionar, a como decís, llenar 'esa laguna vacía, de palabras que te gustaría decir'.

    El escribir un blog o el simplemente escribir ayuda a mucha gente. Pero estoy totalmente convencido que esa ayuda se potencia infinitamente, si alguien objetivamente y al lado nuestro, nos ayuda a expresar lo que queremos decir.

    Bienvenido, de todos modos, al fantástico mundo de las letras, donde todo está por escribirse...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lu, para eso voy a terapia, para reflexionar. Las palabras toman otro sentido cuando las dices, no sólo cuando las piensas. He llegado a valorar a los psicólogos que tanto menospreciaba.

      Tengo mucho sin leerte, pero ya me pondré al corriente con tu interesante vida.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Ahora entiendo ese "Siente más, Piensa menos"

    Nunca he ido a un terapeuta pero conozco a muchos y son bien interesantes >_<, me ha tocado ver lo que el paciente ni se imagina como seria... al terapeuta siendo terapeado, es raro pero divertido.

    Me da gusto por ti, esos Guías emocionales son realmente buenos!

    AbrazoTe.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por no volverte neurótico y escribir.

    ResponderEliminar

simplemente gracias por comentar