viernes, 8 de junio de 2012

La disputa

A Bernardo le enseñaron que el culo de un hombre no se toca, que su culo era intocable. Por eso cuando a su novia Raquel se le ocurrió querer jugar con él en pleno acto sexual, la pasión del momento se desvaneció y éste casi la avienta del viejo futón en el que estaban.

A él no le cabía... en la cabeza a que hombre, hombre -los maricas no contaban- le gustaría que le metieran algo en el culo, y menos que a su novia se le ocurriera semejante atrocidad. Si bien Raquel era mujer de ciudad y el hombre de campo, y sus ideologías y maneras de ver la vida parecían contrarias y muchas veces chocaban, esto era el colmo.  Podía tolerar sus ideas y hasta estar de acuerdo con algunas, pero que intentara meterle los dedos por el culo, le resultaba intolerable.

A Raquel que era mujer terca, no le ofendió tanto el hecho de que su novio se negara a tal petición -poco le importaba este juego en la cama. Lo que le molestó fue el hecho de que su novio se mostrara tan estrecho... de mente. Así que decidió emprender una batalla sin duda de que la ganaría, pues era alguien acostumbrada a obtener siempre lo que quiere, y se nego rotundamente a tener sexo con Bernardo hasta que él no se dejara dar por el culo.

Las primeras tres semanas para él fueron llevaderas, pero para la cuarta decidió dejar de tener contacto sexual con Raquel, pues ella jugaba sucio y al momento en que él intentaba avanzar más, ella se negaba recordandole su propuesta, a la que él inmediatamente rechazaba.

Ante eso, a Bernardo no le quedaba más que ir al baño y hacerse justicia por su propia mano. Así duró tres meses hasta que llego al punto en que le era imposible vivir de la chaqueta. Y como era hombre integro, ni por la mente le pasaba el serle infiel a su amada.

Después de una plática seria y los ruegos de él por tener un poco de sexo,  aunque fuera "una mamada por caridad". La actitud de Raquel no cambiaba ni se le veía titubear. Incluso cuando Bernardo le dijo que si no tenían sexo y se olvidaba de ese tema la dejaría -al mas puro estilo chantajista- Raquel se mostró firme.

Vencido por la desesperación y las ganas de follar, Bernardo accedió a que su virilidad fuera quebrantada y su novia le metiera un dedo -y sólo uno- el indice de la mano izquierda -pues dicen esta mano es mas delgada-.

Llegando la noche acordada, Bernardo sólo pidió que antes del acto se le concediera tomarse unas cervezas y un tequila pa' agarrar valor. Ya entonado y prendido por tanta energía sexual que había acumulado durante tantas noches de celibato, cuando Raquel comenzó a acercarse peligrosamente, él ni respingo. Y habiendo cumplido lo pactado ni siquiera se volvió a tocar el tema, ni el culo de él, y ambos se dedicaron a gozar del placer que tanto tiempo se habían negado.

De allí en más recuperaron el ritmo normal, una o dos veces entre semana y un mañanero los sábados o domingos, olvidando el tema por completo. Hasta  un día en que Raquel llegó temprano al apartamento de ambos e intentando sorprender a su novio, se topó con un Bernardo muy entretenido jugando con el mayor de los dildos que ella guardaba en el fondo de su clóset.


9 comentarios:

  1. jojojojo, andale, que bonita manera de educarlos no jaja. me gusto, me gusto mucho :-3 ya extrañaba leerte, ya no nos abandones!!! :((

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusta que te guste, espero no perderme tanto y recuperar un poco el ritmo para escribir. Muchas gracias por leer y comnetar, un saluod afectuoso panchoso!

      Eliminar
  2. Eso dicen los que venden agua tónica que si no te gusta es porque la has probado poco... Y Bernardo la probó...

    Me encantó la historia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Si es como dicen los vendedores, de cuántos placeres nos hemos privado por nunca haber intentado? A veces me da por querer probarlo todo, saberlo todo y sentirlo todo, pero hay que tener cuidado que uno puede terminar "empachado" (indigestado)
      Un saludo y un abrazo enorme Josep

      Eliminar
  3. "Tomó justicia con sus propias manos" jaja tú sí ah! Me encanta como relatas tus historias cargadas de erotismo sin llegar a ser pornográfico... te lo había dicho, no? Pues bien, mmm quizás sea heterofobio en esto, pero aún no me cabe en la cabeza que una mujer quiera hacer eso a su pareja... creo que esta bien que le apreten las nalgas pero de ahí a meterte dedo... como que es raro. En el caso de los gays, es diferente... aunque en lo personal no es algo q me agrade. En fin, buen relato

    Erik!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me lo habías comentado, y me gusta que te fijes en eso pues es precisamente lo que intento.
      No estoy seguro si sea "heterofobia", más bien me parece algo heteronormalista o heterosexista, total el cuerpo pa' eso es tan complejo y bonito, para intentar para probar y descubrir.
      Gracias por pasarte Erik!

      Eliminar
  4. Didi eres GENIAL, la verdad te admiro tu texto redondo y bueno un disfrut total(más que el dedo o el dildo).

    Me recordaste la historia de Rosa una chica que conocí que hizo lo mismo, aunque ella desistió y así lo dijo al encontrarse con un "extraño enemigo" una ece fecal(cerote duro) que le obstaculizo y la convenció que lo suyo, lo suyo no era meterle nada al novio para no llevarse tan desagradable sorpresa.

    Y también me recordaste a mi exjefe quién decía que él no la probaba porque los que la probaban le gustaba, decía´le tenía más respeto que la Coca o el alcohol., yo personalmente creo que aquello es edictivo...jujujuju

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo termine entre una conferencia y un panel de expertos que estaban aburridisimos, al terminarlo sentía esa "redondez" pero no supe como llamarla, que bueno que te gusto Álvaro!
      y eso si hay que tener un aseo personal y no volverse adicto, un saludo mi tapatío amigo!

      Eliminar
  5. Es algo que quizá ya has leído mucho pero, ya me hacia falta leerte.
    Tus escritos, que de alguna forma son rotundamente tu, me recuerdan al centro de GDL por las noches y a sus jóvenes, pero aquel que venía cuando tenía cinco años apenas, es decir, en el 99.

    Paz, Amor & Alma ♥

    ResponderEliminar

simplemente gracias por comentar