viernes, 3 de septiembre de 2010

Enamorado de mi Dentista...

La semana pasada tuve que visitar a mi dentista por un dolor de muelas que traía… Y es que debo decir que soy un paciente ingrato, tenía dos años sin pasarme por su consultorio, pero como me dolía, fui corriendo a verle.


Y ya estando allí, previa platica sobre cómo nos ha ido, porque la doctora es amiga de la familia y nos tenemos un cierto aprecio, procedimos a la habitación donde se encuentra esa silla de torturas, toda pulcra, muy limpia y rechinando de blanco, tan bonita que se ve, hasta parece inofensiva… pero de solo escuchar el ruidito de la fresadora que provenía del cuarto vecino, me puse medio nervioso.

Me tenía que “rellenar” una muela, a la que se le había caído la amalgama, procedimos sin anestesia, para ver si aguantaba, pero como no aguante me tuvo que dormir la mitad de la boca… Y allí en pleno procedimiento, me acorde que estaba enamorado de mi dentista…, pero como iba a estar enamorado de alguien que me produce dolor? (creo que soy medio masoquista).. En fin recordé por que la “amo”…

Y es que a mi cualquier substancia me pone medio “high” y la anestesia hace que desvaríe… y ya estando en el “viajesote” como no enamorarse de esos ojazos cafés, de sus pestañas y de esas cejas pobladas, pero finita, que se encuentra arriba de ellos. Porque usualmente eso es lo que le veo, unos ojos que flotan y me miran coquetamente, con un brillo especial. Que se aparecen sin cara, y detrás de ellos unos nimbos de luz, que hacen que todo parezca más místico.

Pero los ojos tiernos y amorosos, no vienen solos, están acompañados de una hermosa voz de mujer, delicada y amorosa, tierna igual que los ojos color café claro… caray! Como no enamorarse de semejante imagen?

La doctora es joven, debe andar a la mitad de sus 20’s… alta, muy alta en comparación mía, mide como 1.80 y tantos, yo apenas si alcanzo el 1.70. De piel morena mexicana, cabellos café obscuro, y ahora está más delgada, pero a mí me gustaba más como se veía antes “frondosa” la muchacha… su cara es muy linda: de rasgos finos y nariz respingada, y bueno ni hablar de sus hermosos y cálidos ojos…

Sin embargo, todo esto es puro amor platónico, no me imagino nada mas, simplemente me hace feliz verla… igual y mas que amor platónico, es producto de mis drogado organismo... jajaja

 
 
 
PD: la chica de la imagen no es presisamente una dentista... pero asi ando viendo a mi "amada" dentista...

8 comentarios:

  1. Es complicado enamorarse de tu dentista, más cuando se acerca a unos 5cm de tu boca y piensas que pude ser el mejor momento del día jajaja se le ve bien profesional a la dentista de la foto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. yo tuve un affaie con mi dentista, no fue agradable e igual me cobro los braquets :(

    ResponderEliminar
  3. Y tanto que te sienta mal, jajajaj,, pero si es UNA dentista, jajajaja... bueno bueno, que se nos cambia de acera jajajaj

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  4. Jaja, yo siempre tengo adversidad con todas las personas que representen jeringas jaja, en fin, tal vez fueron todos los efectos de la anestesia!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. jajajajjaja XD yo me enamoré de mi podologa :D

    ResponderEliminar
  6. Y si empezaras a visitar a UN dentista...???

    Al mío no te lo recomiendo xq es mío...!!! jaaaaaaaa... chauuuuuuu...!!!

    ResponderEliminar
  7. Estar tumbado y ver unos ojos turbadores, escuchar una voz dulce y uno anestesiado, claro que se agradece la belleza de cualquier persona y esa doctora debe ser preciosa!

    Un saludo, querido Didier.

    ResponderEliminar
  8. ami me pasa igual ami tbn me encanta mi dentista no dego de pensar en el todo el dia y nd mas le kiero estar llamando pra escuchar su voz :3

    ResponderEliminar

simplemente gracias por comentar